Usted está aquí
Inicio > Farándula > Annie Garcés: Como llena de gracia…

Annie Garcés: Como llena de gracia…

annie garces

Con poco más de 20 años y una atrayente voz de alto registro y dulzura de miel, Annie Garcés goza reconocimiento y popularidad dentro de su país, y un poco más allá, incluso en un público de amplio espectro de edades y distintos sectores sociales y ocupacionales.

Promete con pie firme la carrera de esta muchacha que a fines de noviembre de 2016 se puso en el centro de la atención nacional al ser una de las intérpretes más destacadas de la canción Cabalgando con Fidel, hermoso poema musical de la autoría de Raúl Torres, en homenaje al recién fallecido líder de la Revolución cubana.

En esa pieza de tanto impacto y excepcional buena acogida, Annie brilló acentuadamente junto a las voces del propio Raúl, Luna Manzanares (otra estrella de la interpretación en la Isla) y el cantautor Eduardo Sosa.

Fue una experiencia inolvidable para ella, como ha declarado en varias ocasiones. Pero como también ha afirmado, ella no venía de la nada en el momento de ser invitada a interpretar esa canción que para muchos la dio a conocer o catapultó a la fama.

Ya tenía en su haber varios videoclips, como Gracias a la vida, ganador del segundo premio en el concurso Now y del Premio especial que entregó el cantautor Silvio Rodríguez en aquella ocasión.

Además, el video Mañanita de Montaña, de la autoría de Eduardo Sosa, se difundía ampliamente por la televisión en interpretación llena de naturalidad y ternura, con la gracia y el frescor de la vida silvestre retratada en ese producto, una factura excelente de la TV Serrana.

También había tenido hasta ese momento varias nominaciones a los afamados premios de videoclip Lucas, que cada año ponen en vilo al país, con creciente popularidad, al promover y galardonar lo mejor de la creación nacional en ese género tan en boga, el cual en la isla tiene cientos de miles de seguidores, sobre todos los jóvenes.

Distingue a la cantante un alto nivel de selectividad. Desde sus comienzos, como quien dice casi en la infancia en su natal pueblito nombrado Patria, en la Isla de la Juventud (sur de La Habana) sabía que nada la apartaría del canto, de la música cubana, sobre todo de la llamada trova, ya sea tradicional, nueva o novísima.

“Soy de las que piensan, ha declarado, que se puede tener un repertorio impresionante con música cubana solamente”.

En la adolescencia y como residente del habanero municipio de Guanabacoa, continuó estudios académicos de música, en la institución de ese poblado, donde la música lo llena todo y la idiosincrasia nativa se expresa con gran fuerza. Había iniciado estudios de flauta, que aprendió a tocar, en Patria.

También, ya cursando estudios de secundaria básica, se vincula en Guanabacoa con la afamada Peña de Pepe Ordaz, algo que marcó un antes y un después en su formación profesional y vida. Pepe la puso en contacto con la trova cubana que siempre la ha acompañado y con toda la buena música de su país.

En su Peña conoció a grandes artistas como la dominicana Sonia Silvestre, quien luego resultó ser su amiga y conoció a Raúl Torres, Eduardo Sosa, el grande tresero Pancho Amata, Augusto Blanca y otros artistas connotados, lo que considera un privilegio y vivencias enriquecedoras en su carrera.

También conoció a José Manuel Ordaz, Pepito, hijo de Pepe, con el cual trabaja haciendo música desde hace unos siete años.

El pasado mes de julio de 2017 Annie se presentó en un gran concierto de homenaje a la trova, que inició con la canción Bayamesa, de Céspedes, Del Castillo y Fornaris, una pieza decimonónica clásica de la cultura cubana. Nada menos que fue respaldada por la Orquesta de Cámara Nuestro Tiempo, dirigida por el maestro Enrique Pérez Mesa, titular oficial de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.

Annie Garcés ha declarado amar la música de cámara y de conciertos en general, a cuya interpretación le facilitan o ayudan sus conocimientos académicos, de los cuales está orgullosa. Incansable, la joven continúa presentándose con un repertorio también actualizado, muy rítmico a veces, desenfadado y juvenil en un populoso escenario de la comunidad de Alamar, donde reside en La Habana.

Ya ha hecho varios recorridos nacionales como miembro de la Asociación de Artistas Jóvenes Hermanos Saíz. Uno que la llevó a intrincados escenarios de la Sierra Maestra, que resultó ser una etapa de cierta iniciación espiritual por el contacto con aquellas personas y parajes tan puros y bellos, llenos también de historia.

Otro, la llevó a la ya mítica ciudad de Santiago de Cuba, la más caribeña de todas las urbes del país, otro emblema de cubanía, patriotismo y buen hacer musical, inscrito con letras de oro en la cultura nacional. Annie se considera tocada con la buena suerte al actuar y llegar a esos sitios.

Deja un comentario

Top
Main menu