Usted está aquí
Inicio > Cultura > El cantautor Amaury Pérez y un excelente libro de sonetos

El cantautor Amaury Pérez y un excelente libro de sonetos

Amaury Pérez Vidal

El cantautor cubano Amaury Pérez Vidal no cesa de asombrar a sus admiradores. Después de publicar varios libros de ficción, conducir y dirigir un programa de entrevistas para la televisión cubana y a punto de convertirse en director de cine, ha presentado un cuadernillo de sonetos que, bajo el título de Destinatarios, comienza a deslumbrar a los lectores y a los críticos.
Yo tuve el gusto de prologar y presentar estos textos llenos de lirismo y claridad, estremecedores y exactos a pesar de las dificultades que, como sabemos, tiene esta estructura versificada que los autores del Siglo de Oro llevaron al máximo de su esplendor.
Ahora Pérez Vidal rompe con los esquemas de la soberanía del verso libre y se abre paso en la tradición de su país de una manera muy contemporánea, pero a la vez con un respeto por el clasicismo que lo coloca entre los mejores sonetistas de los cada vez más escasos en el panorama lírico cubano.
Le pregunto qué peso tiene la tradición poética española en ellos y me responde:
“Es posible que el hecho de ser descendiente de españolas (mis abuelas de Orense y Vigo respectivamente) haya jugado algún papel porque aunque ellas eran iletradas nunca pudieron ni pretendieron rechazar sus raíces. Eran recitadoras y “refraneras” como las que más.
“Si a eso le sumas, añade, que mi madre fue actriz y protagonizó en teatro y televisión la obra de dramaturgos españoles desde Lorca hasta Alejandro Casona es muy probable que el origen de mi apetencia infantil y juvenil por la poesía, y posteriormente, por poetas del Siglo de Oro español, sobre todo Góngora, hayan diseñado e “infectado” la formación poética del adulto que soy, pero eso nunca se puede asegurar porque la poesía, como los ángeles, está allí, rondándonos y siempre atenta a un alma predispuesta”.
Como digo en mi prólogo, no hay nada en esos sonetos que pueda parecer forzado. Siempre he pensado que el compositor que vive en Amaury es ya un poeta aunque él no lo considera exactamente del mismo modo. No ve vasos comunicantes entre las letras de sus canciones y los textos que escribe.
“La poesía rimada, dice, e incluyo también la que se escribe en prosa, es más libre porque solo se ciñe a su propia cadencia, sin el corset de plomo que le impone la melodía a las canciones. Creo, eso sí que un aliento poético recorre mi cancionística, pero no me atrevería a afirmar, ni siquiera a sugerir, que en su conjunto mi trabajo como autor musical resistiera una lectura natural al margen de su complemento”.
El día que Destinatarios iba a ser presentado en la Feria del Libro de La Habana, Amaury partió hacia Puerto Rico para ofrecer un concierto que tuvo un éxito resonante. El poemario fue vendido, de todos modos, y se agotó aun sin su presencia en la sala.
Hace solo unos días el poeta y compositor asistió a un multitudinario lanzamiento, esta vez en Matanzas, donde está ubicado el sello editorial que auspició la publicación. Tuvo que firmar durante más de dos horas a reclamo de los que compraron el libro.
Aproveché para que me contara cómo le fue en Puerto Rico, aunque ya tenía noticias de la aclamación de que fue objeto en la llamada Isla del Encanto.
Con Puerto Rico, me dijo, fue un reencuentro hermoso y sorprendente. Durante 34 años el público de esa isla encantada y yo no compartíamos un par de horas en la profunda oscuridad de una sala teatral.
Mi alma, me aseguró, habitualmente “trémula y sola” se sintió acompañada por cientos de cómplices duendes. “Fui feliz allí y solo lamento no tener ya una caja para guardar aplausos y emociones, la tuve pero se desbordó o la extravié. Quién sabe a estas alturas”.
Pienso entonces que Amaury hasta para responder a una entrevista es un poeta de pura cepa.
En sus sonetos, lo digo en el prólogo, “las penas perfuman o sofocan” pero se advierte el aliento melancólico, al mismo tiempo que esperanzador, porque el autor no se encierra en el narcisismo que le hubiera impedido dar siempre a los otros, los que “conocen el origen de las cosas”, sus homenajes permeados de silencios y certezas. Se trata aquí de una mirada hacia fuera contada desde dentro.
Y para poner un ejemplo reproduzco para los lectores de Más Cuba, el soneto que abre el cuaderno.
Ángeles 1

A mis hijos

Y entonces volvió el ángel que te eriza,
y acaso volverá ella, a sanarte,
qué importa si volver es demorarte
quizás menos, volver no tiene prisa.

Regresar y treparse a la cornisa,
el regreso presume del alarde,
un regreso perfuma cada tarde
regresando el encanto de la risa.

Ese ir y no estar, estar sin irse,
toda melancolía hace pedazos.
Vago rumor que siempre tiende a asirse.

Madura la heredad por presumirse,
maduras con la edad y los retazos,
y el alma se indigesta de mentirse.

¿Tiene planificada el poeta-cantautor una gira por España?
Responde: Desgraciadamente, no. Desde que visité España por primera vez en 1976, volver y regresar los cariños ha sido un empeño incumplido.
“Tengo energía aún, salud, y los años no han despalillado mi coraza física de manera rotunda y advertible a simple vista. Volver a España a ofrecer conciertos es un sueño inacabado. Desearía regresar antes que despierte”.

Deja un comentario

Top
Main menu