Usted está aquí
Inicio > Farándula > El resplandor de Luna Manzanares

El resplandor de Luna Manzanares

Luna Manzanares

Luna Manzanares se muestra feliz y cuando las personas son dichosas, resplandecen. No es para menos, pues la joven cantante de 27 años, nacida en La Habana, está en un momento de eclosión en cuanto a su vida profesional se refiere y ya ha cosechado éxitos a la vista de todos.

Prácticamente casi media Cuba se rindió a sus pies durante la gira realizada en el último tercio de 2017, desde la ciudad oriental de Santiago de Cuba y municipios de esa provincia, pasando por otras importantes plazas del este del país, del centro hasta llegar justo a fin de año a La Habana.

Esta gira se llamó Recuento, porque la intérprete quiso hacer con ella una suerte de resumen de su carrera, iniciada en 2011, además de una especie de cierre de una etapa para entrar en otra más osada y creativa, pero sin una ruptura ostensible, bien cuidada y selectiva, en cuanto a calidad  de repertorio y autores. Sin embargo, también fusiona, experimenta y es abierta a beber y nutrirse de diversas fuentes creativas y géneros.

Con una voz de tesitura sobresaliente y un bellísimo color, con las justas dulzura y campanitas sonando en el momento que se requieren, límpida y potente como el vuelo de una saeta en otros. Luna Manzanares hechiza casi de inmediato al público, desde el teatro, escenarios al aire libre o grabaciones de video o radiales. En ello mucho tiene que ver sus estudios en música coral en escuelas elemental y media y de teoría musical en el Conservatorio Amadeo Roldán.

El año recién concluido ganó el Premio Cubadisco 2017 en la categoría de Espectáculo Musical Audiovisual, por su DVD Luna Manzanares en vivo, producido por la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), entidad que ahora cuenta con Luna entre sus artistas exclusivas, de acuerdo con un contrato recién firmado.

En aparición en los medios televisivos del país ha anunciado su retorno a París, donde fue distinguida hace un año con la Orden de las Artes y las Letras de Francia. Lo hará en este 2018 y con el musical Carmen la cubana, inspirado en la famosa ópera Carmen, de Georges Bizet, y en el cual la artista actuará, bailará y por supuesto, cantará.

Hay que detenerse en el hermoso concierto llamado Regalo realizado por Luna, con el grupo Buena Fe y Adrián Berazaín, en un teatro Karl Marx capitalino repleto. El mejor cierre que pudo tener la gira en 2017. Allí, dentro del repertorio de 16 canciones se encontraban dos de su autoría, la dedicada a Oshún y la titulada Dos veleros, hasta ese momento inédita.

La cantante ha manifestado el gran valor que concede a la música cubana y ha reconocido su admiración por clásicos como María Teresa Vera, Benny Moré, Miguelito Valdés, Elena Burke y Omara Portuondo. En su repertorio paulatinamente han ganado mayor espacio géneros como el son, la rumba, que canta con igual versatilidad y bomba que las canciones románticas, o con influencias del jazz, feeling o música electrónica sajona, el soul, ritmos afros o sonoridad brasileña, que también adora.

Ha dicho que prepara ahora mismo con esmero una obra discográfica con sonoridad más actual o atrevida, la cual mezcla diversos géneros e influencias culturales, es una sonoridad donde predominará lo acústico y lo electrónico. Algo que la acerque más al gusto de la juventud, aunque disfruta mucho el saber que sus canciones llegan y conectan con admiradores de todas las edades.

Priorizará también su lado autoral, pues ama hacer canciones. Pero para deleite de excelentes autores y amigos como Descemer Bueno, Carlos Varela, Raúl Paz, Israel Rojas, David Torrens, Mauricio Figueiral, Raúl Torres —de gran influencia en ella—, entre otros, la evolución que imprime a su carrera no le impedirá seguir incluyéndolos.

Este primer mes del año, el 25 de enero por más señas, en la Basílica Menor de San Francisco de Asís, Manzanares compartirá escenario con la Camerata Romeu.

 

 

 

 

Deja un comentario

Top
Main menu