Usted está aquí
Inicio > Cultura > La editorial Samarcanda y su apuesta por los escritores cubanos

La editorial Samarcanda y su apuesta por los escritores cubanos

editorial samarcanda

Creo que fue en 2015 cuando encontré al joven Daniel Pinilla en el patio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Buscaba manuscritos o libros ya publicados para la editorial española Samarcanda en la cual se desempeña como director editorial. A los escritores Hugo Luis Sánchez y Alex Fleites que estaban conmigo los convenció, lo mismo que a mí, su forma un tanto pragmática de dirigirse a nosotros y las impresiones que nos daba sobre la literatura de nuestro país. Le entregamos nuestros libros y él nos mostró con orgullo un álbum del sello que representa donde, entre otras cosas, había un recorte de prensa anunciando que Paolo Coelho se decidía por figurar en el catálogo de Samarcanda.

Unos meses después, muy rápido, recibí el anuncio de que la editorial había aceptado mi libro para su publicación y casi enseguida me enviaron la tripa y el diseño de cubierta para mi aprobación.

Tropecé de nuevo con Pinilla en la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana. Samarcanda, que se define como una editorial de corte tradicional no especializada y que se incrusta en la empresa española Lantia Publishing, tiene un stand en dicho evento y entonces fue cuando decidí entrevistar a Daniel para Más Cuba, a la que concedió en exclusiva esta entrevista que ahora sometemos a la consideración de los lectores.

 

¿Por qué el interés de tu editorial por los autores cubanos?

Como tantas veces sucede en la vida con las cuestiones que de verdad importan, el interés vino casi por casualidad.

Durante mi viaje por la Isla para documentarme y escribir un libro (Hasta el mojito siempre) sentí el deseo de publicar autores cubanos.

Al regresar, hice una propuesta a la empresa y fue aceptada.

 

¿Qué es la colección Guantanamera?

Una colección que pretende poner en valor el muchísimo talento literario que existe en Cuba.

 

¿Qué autores cubanos, hasta el momento, ha escogido Samarcanda para publicar?

Arrancar a mencionar nombres quizás no resultaría elegante porque habría algunos que no serían nombrados por cuestión de espacio o de memoria, aparte de que el propio orden de la mención podría suponer una especie de jerarquía y no pretendemos eso, ni mucho menos.

Digamos que tenemos la suerte de contar con ejemplos de autores consagrados y de otros con mucho camino que recorrer. Y que estamos orgullosos de todos ellos.

 

¿Los libros de Samarcanda son digitales o impresos? ¿Qué importancia concedes a los nuevos soportes?

Es importante entender hacia dónde se dirigen los nuevos hábitos de los lectores y relacionarnos con los autores y sus obras.

Entiendo que en Cuba el libro digital es todavía una cuestión bastante original pero nosotros queremos estar en todos los canales posibles.

 

¿Cuáles son los planes futuros de Samarcanda con respecto a Cuba?

No pretendo parecer cursi, pero lo primero es la experiencia de tratar con autores tan formados y motivantes desde el punto de vista intelectual.

 

¿Qué es lo que más disfrutas como editor?

Ya sabemos de sobra que los índices de lectura son muy mejorables y que existe una oferta mayor que la demanda, así que hay que tener unas expectativas razonables.

Disfruto especialmente cuando percibo que el autor ha sumado una experiencia positiva para su vida con la salida de una obra.

Saber que he ayudado es muy placentero.

 

¿Qué piensas de la literatura cubana que has podido leer?

Tiene mucho nivel. La firmante de esta entrevista es un magnífico ejemplo de ello. Mucha de esa literatura, quizás por alejarse de las connotaciones y discursos políticos, se vuelve un poco invisible.

A esa literatura es a la que queremos ayudar.

 

¿Por qué acude Samarcanda a la Feria del Libro de La Habana?

Pues porque es algo de obligatorio cumplimiento para que nuestra apuesta por los autores cubanos cobre sentido y así se genere confianza en ella por parte de la comunidad autoral de la Isla.

Y, de paso, y no menos importante porque así tengo una excusa para regresar a mi segunda casa, que es Cuba.

 

¿Cómo definirías a Daniel Pinilla?

Uf, complicado. Digamos que un buen tipo que anda siempre con ganas de aprender.

Deja un comentario

Top
Main menu