Usted está aquí
Inicio > Sociedad > La Habana de cara a su medio siglo de vida

La Habana de cara a su medio siglo de vida

La Habana

Con casi medio siglo de fundada, La Habana se reafirma como ciudad de exuberante cultura e inició los festejos por su aniversario 500 el próximo año con acciones de ese género, especialmente en el ámbito de la música.

Dos agrupaciones emblemáticas, la Orquesta Aragón y el Conjunto de Arsenio Rodríguez, abrieron las celebraciones con un concierto el 14 de abril en la esquina de las calles Prado y Neptuno, inmortalizada en el conocido chachachá La engañadora, de Enrique Jorrín.

Los segundos, terceros y cuartos sábados de cada mes tendrán lugar variadas presentaciones musicales en espacios públicos, asumidas por las más populares agrupaciones del país, entre ellos el portal del céntrico cine Yara, para el jazz, y La Piragua, frente al malecón capitalino, para la música bailable.

La villa fue creada originalmente hacia 1515, sobre los predios del cacicazgo indio de Habaguanex en la costa suroccidental de la Isla, y cuatro años después, como San Cristóbal de La Habana, fue establecida en su actual asentamiento de la costa norte, fecha en que, el 16 de noviembre, se celebra su fundación oficial.

La actual capital de la República es la urbe más populosa del país y de las Antillas. La Habana Vieja, su casco colonial, es Patrimonio de la Humanidad desde 1982, por la conservación de su legado histórico y el valor de sus construcciones, y más recientemente fue elegida “ciudad maravilla” por internautas de todo el planeta.

Con una ubicación geográfica estratégica para el tráfico marítimo y favorables condiciones naturales, como su bahía de bolsa, desde su establecimiento la localidad fue cobrando auge y su puerto se convirtió en punto de concentración de todas las flotas españolas que se movían entre la metrópoli y sus virreinatos americanos.

En consecuencia con su creciente importancia, La Habana adquirió rango de capital y recibió el título de Ciudad Antemural de las Indias y Llave del Nuevo Mundo.

Los ataques de piratas y corsarios que entonces pululaban por estos mares y la toma de la ciudad por tropas inglesas en la segunda mitad del siglo XVIII propiciaron la construcción de varias fortalezas, como los castillos de la Fuerza, el Morro, la Punta, el Príncipe y la Cabaña, este último el mayor de la América hispana, que son hoy valiosos exponentes del patrimonio arquitectónico nacional.

La Catedral y el Palacio de los Capitanes Generales, actualmente Museo de la Ciudad, son otras muestras sobresalientes de La Habana colonial que sobreviven en el sector antiguo de la capital cubana, objeto desde hace años de un minucioso proceso de restauración.

No sobrevivió, sin embargo, la muralla construida como solución para la defensa de la ciudad, con ocho puertas que permitían la entrada y salida de personas y mercancías, y que hizo de la urbe la única de la Isla protegida de tal forma.

A pesar de que solo queda de aquella monumental pared un pequeño fragmento, todos los días, a las nueve de la noche, se dispara un viejo cañón desde la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, al igual que antaño se hacía para avisar a los pobladores el cierre de las puertas de la muralla.

Bajo una ceiba se ofició la primera misa y se constituyó el primer Cabildo de la villa en su definitivo emplazamiento, el 16 de noviembre de 1519, acontecimiento que motiva otra de las tradiciones de la localidad.

A la medianoche de la víspera del aniversario, los habaneros concurren al lugar y dan tres vueltas en torno a una ceiba que recuerda a la original, arrojan monedas y piden deseos. El árbol, que tiene connotaciones mágico-religiosas para los creyentes de los cultos afrocubanos, se levanta frente al edificio de El Templete, primera obra civil de estilo neoclásico en la nación, construido en 1828 para recordar el asentamiento allí de la ciudad.

La Habana fue creciendo extramuros a través de los siglos y es ahora una urbe en la que aparecen estilos y tendencias arquitectónicas de todas las épocas.

El Paseo del Prado, tradicional avenida con parques a todo lo largo; el Capitolio Nacional, sede del Parlamento; La Rampa, animada avenida en la moderna barriada del Vedado; la Plaza de la Revolución, sitio de multitudinarias manifestaciones populares, en cuyo entorno radican los órganos de Gobierno; y el Malecón, extensa vía a orillas del mar, están también entre los sitios que caracterizan a la capital cubana, principal polo turístico del país.

Deja un comentario

Top
Main menu