Usted está aquí
Inicio > Farándula > Lynn Milanés – La canción por todas partes

Lynn Milanés – La canción por todas partes

Lynn Milanés

Lynn Milanés nació rodeada de canciones y poemas. Su apellido no miente: es hija del popular cantautor cubano —nacido en la oriental ciudad de Bayamo— Pablo Milanés. La comunión perfecta entre música y poesía es originada también por su madre Yolanda, que inspirara una de las más hermosas canciones de amor escritas por Pablo, bendecida y venerada por los amantes de la buena música.

 
Lynn comienza a estudiar música desde muy niña, específicamente la flauta, ganando varios premios en aquellos años, pero su camino definitivo no estaba forjándose como instrumentista, sino que la jovencísima artista buscaba su propio espacio en el amplio universo musical en Cuba.
Ciertamente aceptó que no quería ser flautista y faltando un mes para su graduación abandonó la carrera, aun teniendo un profesor que se esmeraba con ella. Lynn no se arrepiente de aquella experiencia aunque fuera traumática, puesto que así de esa manera fue colocando las cosas en su lugar, ya que gracias al apoyo de su padre, se tomó en serio la nueva etapa musical que sobrevendría: el canto.

Años más tarde, alrededor de 1993, funda un grupo que revolucionaría el sonido del pop de la Cuba de entonces: el grupo Aries. Sin querer aún desandar la música como solista, convoca a varios músicos jóvenes y otros experimentados, y a su hermana Suylén para realizar un trabajo que apoyara tres voces femeninas, y que sirviera de referente en cuanto a la novedad del mismo. Certeramente, Aries logró que el pop fuera quitándose algunas ataduras y que muchos comprendieran que era un género perfectamente adaptable a las nuevas exigencias del mercado cubano, aún reacio a soltar amarras al respecto.
De aquella época quedó un excelente trabajo discográfico titulado Aries, y del cual sobresalió un tema llamado Bolero. Creo que sería justo reconocer aquí la labor orquestal de la banda, liderada musicalmente por el entonces joven músico Osiel Fleitas.
Pero al CD Aries le siguió otro, titulado Ama, donde ya Lynn comienza su camino como solista y que fue producido por el guitarrista y compositor cubano radicado en México Amed Medina.

Este, es un conocedor tanto de la música cubana como de las mejores recetas del pop rock anglosajón, y para él caminar por esos lares es como disfrutar la Catedral de La Habana. Medina produjo todos los temas y Lynn hizo sola el repertorio de un disco que nunca salió al mercado, sirviéndole para tomar experiencia como cantante solista.
Algo importante en su carrera musical fue su estadía en España por varios años, ocasión en la cual pudo conocer y nutrirse de esa rica tradición musical, compartiendo con grandes amigos y estrellas de ese país, como fue el caso del célebre cantautor Joaquín Sabina.

Su labor discográfica no ha sido cuantiosa, pues a Lynn le fascina cantar en directo, estar más cerca de su público a través de conciertos y giras; de hecho hay un salto entre el CD Ama y otro titulado Te quiero bien, este último del año 2009, lo cual sustenta la idea de la presencia de Lynn en importantes escenarios cubanos y foráneos.
Y precisamente aquí radica una de las mayores virtudes de la artista, y es su deseo de “independizarse” de la obra de su padre. Cuando plasmamos y entrecomillamos esa palabra, debe entenderse que lo hacemos con el mayor respeto hacia Pablo, sobre todo por su grandeza dentro de la música cubana. Y Lynn lo sabe, y por ello ha conformado un repertorio que, aunque incluye temas de su padre, también recorre otras zonas de la mejor música cubana, brasileña, española y venga de donde venga. Autores de varias regiones se dan cita en su cristalina voz, y canciones como Yolanda, El breve espacio en que no estás
y otras de Pablo, adquieren un matiz íntimo que solo ella sabe traducir, quizás por filiación, o por pura sensibilidad.
Lynn no es una artista que luche por colocar su música en el mercado, sino por llegar con amor a su público. Se presenta en muchos lugares que la acojan, y está llevando su amor y sus canciones a diversos Hogares de Ancianos (asilos) de Cuba. Su mérito está en no publicitarlo, sino en sumar amigos y artistas que puedan contribuir a lo placentero del arte genuino, más allá de la moda y los peinados ridículos de muchos artistas de su generación.
Desde hace tiempo pertenece al proyecto Proposiciones, bajo la égida del sello PM Records, y con ellos realiza todo su trabajo discográfico fundamental, aunque su CD Como un bolero fuera presentado en colaboración con la discográfica cubana Bis Music para el mercado nacional. En ese sentido, Lynn ha dejado bien claro que en ocasiones ser hija de alguien tan conocido como Pablo Milanés, puede resultar un arma de doble filo. El mencionado CD fue nominado
al certamen Cubadisco, la mayor feria dedicada al disco en Cuba, y donde a su vez participan (concursando o no) discos de músicos cubanos noveles, otros radicados en otros países con propuestas de disqueras foráneas y otros consagra dos, de artistas como Eliades Ochoa, por ejemplo. Lynn Milanés acaricia la canción de hoy y de siempre, y la hace suya. Con una peculiar manera de cantar que uno no imagina cuando conversa con ella, es capaz de llevarnos a
recorrer un mundo desconocido y silvestre, donde daremos fe del buen gusto y lo acertado que fue, en su momento, dejar los estudios de flauta casi a punto de graduarse. ¡Enhorabuena Lynn!

Deja un comentario

Top
Main menu