Usted está aquí
Inicio > Cultura > Miguel Barnet: “A la poesía se lo debo todo”

Miguel Barnet: “A la poesía se lo debo todo”

miguel barnet

Los amantes de la literatura cubana celebran este año un acontecimiento trascendente: la novela Biografía de un cimarrón, del poeta y novelista cubano Miguel Barnet arriba a su aniversario cincuenta.

Este texto, que ha conseguido permanecer en el tiempo como una obra de culto para los cubanos y también para los lectores de una buena parte del mundo, fue la primera y quizás la más estudiada y recurrente en la amplia bibliografía de un escritor cuyo mayor encanto radica en explorar en una sui géneris combinación de poesía y antropología las esencias recónditas de lo cubano, los aportes que tanto españoles como africanos concedieron a una idiosincrasia difícil de comparar con otras menos enraizadas en esos procesos de transculturación, descritos en Cuba por el sabio Fernando Ortiz como un ajiaco, plato de la cocina de la Isla en el que se combinan los más disímiles ingredientes procedentes de Europa y de África.

El cimarrón es aquel esclavo que decidió escapar de una ultrajante subordinación huyendo a los montes y sobreviviendo muy lejos de su ominosa condición. En el caso de Biografía de un cimarrón, el testimonio de Esteban Montejo, uno de los sobrevivientes de aquella hazaña, fueron ficcionalizados por Barnet en la década de 1960 en un libro donde se engarzan el testimonio y la imaginación, y en el cual la poesía prevalece por encima de la narración tradicional.

Más Cuba se acercó al autor de esta novela testimonio emblemática para un diálogo donde Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, desplegó todo un arsenal de originalidad y precisión.

 

¿Qué le acerca y mantiene vivo hasta hoy su interés por el tema de la esclavitud en Cuba?

La esclavitud y sus flagrantes contradicciones marcaron el destino de Cuba. La esclavitud africana trasatlántica fue el crimen más grande de la humanidad, reconocido así por la Unesco. Sobre eso he escrito, hablado, masticado, deglutido y sufrido. No cejaré en condenarla.

 

¿Cuánto hay en usted de antropólogo y cuánto de escritor? ¿Son compatibles esas vocaciones?

Soy un híbrido de halcón y jicotea. La antropología es el fermento de donde sale la poesía ya decantada. Yo soy sobre todo un poeta con preocupaciones extraliterarias.

 

Es innegable que la esclavitud trajo aparejada en los países donde se instauró el germen de una discriminación que perdura hasta nuestros días. Libros como Biografía de un cimarrón ayudan a entender desde el pasado este fenómeno. ¿Qué más se puede hacer para abolir el racismo contemporáneo?

Ojalá Biografía de un cimarrón haya contribuido a mostrar la rica cosmogonía del africano que llegó encarcelado y secuestrado a América. Ellos dejaron un legado inestimable en nuestra cultura, un imaginario popular fabuloso y una lección de ética y emancipación. Los cimarrones son los verdaderos abuelos de la Patria cubana. Lamentablemente aún quedan en este hemisferio rezagos de racismo porque el estigma de la esclavitud y del barracón no desaparece de un plumazo.

Contra esos prejuicios estamos luchando sin tregua desde todos los flancos. Lo único bueno que he hecho en mi vida es convertirme en un heraldo contra todo tipo de racismo, discriminación racial o sexual y xenofobia. Lo otro son mis entretenimientos, mis fantasías y mis pensamientos metafísicos cotidianos.

 

Deja un comentario

Top
Main menu