Usted está aquí
Inicio > Cultura > Poesía cubana para los españoles

Poesía cubana para los españoles

Poesía cubana

Recientemente fue presentado simbólicamente en la Embajada de España de La Habana la antología Mural de poesía cubana. Desde sus orígenes hasta el vanguardismo, realizada por el prestigioso poeta, ensayista e investigador cubano Virgilio López Lemus.

El libro ya circula en Madrid y es un encomiable esfuerzo de la editorial La Palma para que los lectores españoles conozcan la lírica cubana en un importante lapso de tiempo que se extiende desde el siglo XVIII hasta principios del XX..

Con el propósito de indagar acerca de los detalles de dicha publicación Más Cuba se acercó a López Lemus, quien concedió la siguiente entrevista exclusiva.

 

¿Cómo surgió la idea para esta antología?

La Palma es una pequeña editorial madrileña que inteligentemente creó una Colección Cuba y quiso inaugurarla con el género literario más arraigado en la cultura cubana .Me solicitaron esta antología: Mural de poesía cubana. Desde sus orígenes hasta el vanguardismo e hice con ella una versión meditada de mi volumen Doscientos años de poesía cubana, que publiqué en Cuba en 1999 y 2002.

 

¿Cuáles fueron las premisas que seguiste para confeccionar este volumen?

El título es fiel a la idea de conformación de la selección: un mural en el cual podía “observarse” el tractus identitario que ha seguido la poesía en Cuba desde sus orígenes, entendidos estos en la segunda mitad del siglo XVIII, hasta la llegada del impulso vanguardista sobre la década de 1920. De modo que abro con un poeta nacido en el siglo del origen y cierro con otro nacido en el año crucial de 1898. Pero el quid de la selección consiste en mostrar, como en un abanico, los temas y asuntos esenciales que han importado al país en el desarrollo secular de su nacionalidad.

La diferencia con “lo español” en los neoclásicos Zequeira y Rubalcava, los signos de la nación emergente en Heredia, Plácido y la Avellaneda, la llegada a la nación en sí con la décima popular de El Cucalambé, la expresión elegíaca con la Zambrana, Zenea y Casal, la delicadeza insular en Mendive y en Brull, la esclavitud vista desde la Matamoros, la obra maestra humanística en José Martí, cúspide de la poesía de Cuba, el 98 y la intervención estadounidense en Byrne, las raíces hispanas en Boti, la religiosidad de diferentes símbolos en Urbach y Sánchez Galárraga, y con este poeta y Cabrisas el sentimiento emocional del pueblo, la zafra azucarera en Acosta, la asunción de la lucha social en Navarro Luna, el sentido de la clase social en Tallet, la deuda con China en Pedroso, la intención familiar en Marinello, el retorno a Martí en Villena. Se comprende que la antología no es un mero muestrario sino un mural que expone una tesis y que ella se asienta en el sentido de identidad de una nación diferenciable en el mundo.

 

¿Qué importancia atribuyes a la publicación de esta antología en España?

He descubierto en mis conferencias dadas en la “hermana patria” que los cubanos conocemos muchísimo la vida poética española y que los españoles desconocen, en su mayoría, los grandes aportes de la poesía de Cuba al idioma que nos es común. Resulta una pena que ni la poesía de José Martí tenga en España el nutrido lector que merece. Yo creo que una antología como esta le ofrece a los lectores una visión de conjunto a partir de altos poemas y de los mejores poetas de nuestra tradición insular. Pero es una visión desde una ventana, ojalá abran a partir de ella la puerta y vean qué significa la poesía de la Isla caribeña en el contexto de la lírica del idioma, nada de paso, nada de circunstancial, nada de corto vuelo. Quién sabe si se logre y el esfuerzo sea eficaz.

 

¿Qué le debe la poesía cubana a la española?

El idioma. Su propia tradición, pues la tradición de la poesía cubana está imbricada en el desarrollo de la poesía española desde el siglo XV hasta nuestros días. Pero si supieras que me gustaría reflexionar también en qué le debe la poesía española a la cubana. ¿Crees que algunos poemas de Lorca en Poeta en Nueva York hubiesen madurado igual si él no hubiera conocido Cuba a la sazón? ¿Crees que el poeta malagueño Salvador Rueda pudo escribir cierta zona de su poesía sin haber visitado Cuba en 1910, donde lo coronaron con ramas de olivo? ¿Crees que Altolaguirre, por ejemplo, no le debe unas cuantas cosas a su estancia cubana? ¿Crees que José Lezama Lima no ha influido poderosamente en varias generaciones de poetas peninsulares?

¿Crees que Gastón Baquero en Madrid pasó sin saber que ha pasado? ¿Crees que el coloquialismo de la poesía cubana no llevó un aire vivificador a ciertos poetas españoles vivos hoy? Casal y Ballagas han sido reverenciados por poetas en España. Los españoles no deberían darse el lujo de ignorar la alta poesía de Cuba sin incurrir en lesa cultura, como nosotros los cubanos nos sentimos realmente orgullosos de la tradición maravillosa de la poesía de nuestra lengua y casi consideramos como nuestros a poetas venerados aquí como Antonio Machado o Luis Cernuda, por señalar dos cuyas obras completas se han publicado varias veces en La Habana.

 

¿Habrá una continuación de este Mural…?

Lo desearía. La editorial La Palma tiene problemas para eso, requiere, como todo proyecto editorial de compradores, de gente que soliciten y compren los libros. Esta edición no ha tenido un éxito abrumador. Me gustaría hacer un tomo segundo con los poetas nacidos entre 1900 y 1930. Y un tercero con los nacidos entre ese año y una fecha más indeterminada ahora. El segundo volumen llevaría al lector español al núcleo de las más altas cifras de poetas de gran valía internacional que una nación hispanoamericana puede ofrecer al mundo.

 

¿En qué está trabajando Virgilio López Lemus?

Terminé un libro sobre Rilke, mi amado Rilke. Terminé un diccionario de versología hispánica, terminé un volumen sobre la estrofa llamada décima, terminé dos poemarios; algunas otras obras aguardan ser editadas, por lo tanto están abiertas a modificaciones. Y lo que voy escribiendo en el diario bregar con las palabras y las ideas es secreto profesional pues no me gusta hablar de lo inconcluso. Pero te aseguro que escribo poesía, cuanto puedo, cuanto me lo dicte la vida.

Deja un comentario

Top
Main menu