Usted está aquí
Inicio > Sociedad > Romerías de Mayo: Romerías de hoy

Romerías de Mayo: Romerías de hoy

Romerías de Mayo

“Dizque nacieron en tiempos de España”, gustaba decir un tatarabuelo lugareño cuando hablaba de las Romerías de Mayo, una fiesta tradicional de la ciudad de Holguín, capital de la provincia del mismo nombre en el nororiente cubano.

Después de olvidados por un tiempo tales festejos volvieron a revivir en 1994, todavía con el nombre de resonancia ibérica, de la mano de jóvenes entusiastas de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), promotores culturales por excelencia. Estas entrañables fiestas ya van por su edición XXIV en 2017, tras su reaparición.

Se estaba en misa y en procesión allá por mediados del siglo XVIII, cuando en 1752 se fundó la ciudad de Holguín. Hacia 1790, se dice que el tres de mayo, el párroco franciscano Antonio Joseph Alegre —llamado popularmente fraile Alegría— tuvo la iniciativa de liderar un recorrido desde el centro de la villa hasta el cerro más cercano y levantar allí una cruz, protectora de San Isidoro de Holguín.

Los males típicos de entonces: epidemias, catástrofes naturales y hasta cualquier acto inamistoso o maleficio serían conjurados por el símbolo de la religión cristiana. Rendirle homenaje y hacerle ruegos a la sacra cruz se convirtió en un medio para la reunión y luego justificó las celebraciones de la alegre ciudadanía.

La espontaneidad, los ruegos fervorosos y la fe católica matizaron las primeras visitas del pueblo a la Cruz. Pero poco a poco esto fue tomando el cariz de alegres cabalgatas, sin llegar a ser parrandas o carnaval. Era algo lleno de alegría, vida y color que matizaba la vida del industrioso poblado.

Pronto, en Romerías de Mayo el pueblo partía en procesión desde La iglesia de San Isidoro para arribar a La Loma de La Cruz, donde se oficiaba misa. Después empezaba la fiesta que duraba hasta el otro día.

Más tarde otras manifestaciones de culto y sus fieles se fueron incorporando a las Romerías, como en Cuba suele suceder, lo que redundó en mayor entusiasmo y representatividad de la celebración. Un verdadero convite de todo el pueblo.

Dicen que durante 23 años se estuvo construyendo la escalinata que hoy sube a la célebre Loma de la Cruz, desde donde hay una visión muy bonita de Holguín. En total son  458 escalones, También se hizo un oratorio, una pequeña plazoleta en forma de balcón y la cruz encima de un pedestal. En 1950 se hizo una rotonda. Así está el lugar donde empezó todo.

En cada jolgorio del terruño se terminaba por comer bien y en abundancia, en cenas o comidas callejeras matizadas por las libaciones.

Ha llovido mucho desde entonces y las actuales versiones anuales de las Romerías de Mayo siguen teniendo la seducción de su alegre apelativo, algunas de las más hermosas tradiciones de la zona, pero también una oferta artística y cultural muy actualizada y acorde con los tiempos modernos.

Por esos días la ciudad de Holguín es una de las más llamativas y creativas plazas del arte joven.

Una muestra de lo más representativo de la cultura nacional, junto al quehacer de invitados foráneos ganan espacio cada vez, compartido con los mejores proyectos de la AHS de cada provincia de la isla.

Los géneros de la música, artes visuales, literatura se presentan mediante conciertos y performances, exposiciones, talleres y bailables públicos, así como sesiones de reflexión sociocultural en Mesas de Diálogo, forman parte de la agenda de este evento, que ha ido ganando espacio en la cultura cubana.

La tradicional procesión inicial sigue haciéndose, como no, convertida en grandioso desfile popular, festivo y caribeño como ninguno. Ahora sale del vistoso Parque Central de la ciudad. La infaltable subida al cerro holguinero termina con un hermoso concierto que da paso, cada año, al programa seductor de las Romerías.

 

Deja un comentario

Top
Main menu