Usted está aquí
Inicio > Sociedad > Saludo al Año del Perro en La Habana

Saludo al Año del Perro en La Habana

La Habana

Pasadas las navidades y el advenimiento del nuevo año en el mundo occidental, el nuevo año lunar, principal celebración asiática por excelencia, vuelve a conmover el espíritu de millones de personas a través de todo el planeta, y también en Cuba.

Los chinos son uno de los componentes ineludibles de la nacionalidad cubana y el Barrio Chino de La Habana, a pesar de no tener ya su esplendor de antaño, es un sitio vivo y dinámico que mantiene instituciones y tradiciones de la milenaria nación asiática, entre ellas los festejos por el año nuevo lunar, que comienza el 16 de febrero.

Fotos Roberto F. Campos

Las danzas del dragón, el león y el pavo real, demostraciones de artes marciales, la preparación de platillos típicos y la preeminencia del color rojo, símbolo de la suerte, resaltan en ese popular espacio habanero, que se encuentra en la vecindad del centro histórico capitalino, con las calles de Zanja y Dragones como ejes fundamentales.

Pero en esta ocasión las celebraciones, también llamadas Festival o Fiesta de la Primavera, cobran nueva dimensión con la edición 27 de la Feria del Libro de La Habana (1-11 de febrero), con China como país invitado de honor.

Alrededor de siete mil volúmenes trajo al evento ese país, cuya delegación la integran unos 130 representantes de más de 60 instituciones editoriales, entre ellos 11 relevantes escritores con sus obras más prestigiosas traducidas al español y el inglés.

En el Barrio Chino y sitios cercanos tienen lugar encuentros con las personalidades de la literatura invitadas, exposiciones de libros en ese idioma y del arte de la impresión antigua, y también se realiza una semana de cine chino.

El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso acogió el espectáculo “Feliz Fiesta de la Primavera China 2018”, a cargo de una veintena de artistas del Song and Dance Theatre de la provincia de Shandong, que, a través de música, bailes y acrobacia, ofrecieron una variada muestra de la cultura del país asiático, con la que Cuba tiene lazos históricos.

Los primeros chinos, llamados culíes, llegaron a la Isla en 1847, con contratos onerosos para sustituir la mano de obra esclava africana en las plantaciones agrícolas, y se calcula que en solo dos décadas entraron unos 120 mil inmigrantes de esa nacionalidad.

Después de 1869 y hasta la primera mitad del siglo XX comenzó una corriente migratoria de chinos libres, procedentes en su mayoría de California, Estados Unidos, en busca de terrenos propicios donde establecerse e invertir sus capitales.

En 1931 la población ascendía a unas 25 mil personas, que a diferencia de la centuria anterior no se concentraban en las zonas rurales sino urbanas, especialmente en La Habana.

Por aquel entonces, una parte importante de las fondas, puestos de frutas y lavanderías estaban en manos de propietarios chinos.

En todo este ir y venir de la historia se produjo un significativo proceso de mestizaje y transculturación, con el Barrio Chino, que en 1920 era el mayor de los existentes en América Latina, como guardián de cultura y tradiciones.

Sus orígenes se remontan a 1858, cuando Chang Leng fundó en la calle Rayo y Zanja una fonda, al lado de la cual Lam Siu Yi abrió un puesto de frutas y hortalizas.

Después fueron apareciendo imprentas, restaurantes, tiendas, sociedades, teatros, colegios, clínicas benéficas, farmacias, funerarias, periódicos, bancos…

El triunfo revolucionario de 1959 en la Isla frenó la inmigración y hacia 1970 se nacionalizaron los pequeños comercios, que constituían la principal base económica de la comunidad china.

La zona languideció, hasta que en 1996 se creó el Grupo Promotor del Barrio Chino, con un proyecto para el rescate de la cultura china en Cuba.

Barrio chino
Fotos Roberto F. Campos

El sitio realiza en la actualidad diversas acciones, entre ellas clases de chino y de artes marciales, y cuenta con instituciones como la Casa de Artes y Tradiciones Chinas, el Centro Confucio y el Casino Chung Wah; también hay allí farmacia, cine-teatro, periódico, varios comercios y sobre todo restaurantes, dedicados a la culinaria asiática, pero fusionada según el gusto del cubano.

La astrología china se basa en 12 animales zodiacales: Rata, Búfalo, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro y Cerdo, en un ciclo de 12 años.

Al animal de cada ciclo se le asigna uno de los cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal o agua, y esta combinación determina los rasgos de personalidad que caracterizarán a las personas nacidas ese año.

Con los tradicionales deseos de salud, longevidad, prosperidad y buena suerte se despide el Año del Gallo de Fuego y llega el del Perro de Tierra, durante el cual, según los entendidos, quienes nazcan serán comunicativos, serios y responsables en el trabajo.

 

 

Deja un comentario

Top
Main menu