Usted está aquí
Inicio > Cultura > Artes Plásticas > Servando Cabrera Moreno La pasión de su pintura

Servando Cabrera Moreno La pasión de su pintura

Servando Cabrera Moreno La pasión de su pintura

Servando Cabrera Moreno (La Habana, 1923-1981) fue un pintor y dibujante graduado de la Academia Nacional de Bellas Artes “San Alejandro”, y también cursó estudios en Nueva York y en París.

Ejerció como profesor de pintura de la Escuela Nacional de Arte (ENA), donde formó a muchos de los jóvenes que en esa época (1962-1965) cursaban estudios en ese centro.

Servando Cabrera, su nombre artístico, obtuvo numerosos premios y distinciones, y realizó más de 100 exposiciones colectivas y otras 20 personales. Las obras de este artista están en colecciones en distintos países como España, Bélgica, Estados Unidos, Polonia, Rumania, Canadá y otros. Ilustró libros y publicaciones periódicas además de realizar varios murales.

En 1946 viaja a los Estados Unidos y allí se vincula al teatro, dando rienda suelta a sus magníficas cualidades de pintor y dibujante; rápidamente comienza a diseñar vestuario y escenografía para este medio, lo cual fue una etapa muy fructífera en su vida como creador.

Cabrera Moreno bebe de muchas fuentes y asimiló recursos y técnicas que luego enriqueció con todas las tendencias del arte contemporáneo. Según reconoció el propio artista, fue su descubrimiento en esta época del gran pintor Pablo Picasso, la mayor influencia que tendría en su obra en todas sus etapas. Es así que, imbuido en los períodos azul, rosa y neoclásico de Picasso, hay por parte de Servando un rompimiento con los cánones academicistas.

Años más tarde, en su viaje a Europa, sigue el conocimiento de los grandes pintores como Jean Miró y Paul Klee, y se comienza a observar su estabilización geométrica del cubismo, su aproximación a la abstracción, y su rechazo a los mecanismos del mercado del arte, lo cual provoca un súbito giro en la creación artística de Servando Cabrera.

Comienza la etapa de sus exquisitos dibujos con rostros de mujeres jóvenes, campesinos, gentes de pueblo sencillas. En esta, su llamada etapa épica, pinta al miliciano y también la epopeya de Playa Girón, cuadro que hace recordar al Guernica de Picasso, de quien siempre dijo que se sentía deudor. Para esta época ya el artista ha elevado a estos personajes cotidianos que viven en cualquier lugar del mundo a que sean partícipes de sus propias leyendas.

Sus dibujos están impregnados de una fuerza y una sensualidad que los hacen vigorosos pero de una exquisita transparencia, que nos deja ver en sus desnudos de mujer la monumentalidad y ese refinamiento tan innato en él. Observar un cuadro de este artista es tener la impresión de que las figuras nos acompañan en todo momento, que han traspasado la tela y que son parte del entorno, ya que el pintor ha enfatizado la sensualidad y el erotismo, logrando que experimentemos esta sensación.

Servando pinta los cuerpos desnudos los cuales parecen montañas, como si quisiera darnos la naturaleza toda como un cuerpo gigante, y a la vez maternal y abierto, el cuerpo visto en distintas posiciones, convirtiéndose en todo un maestro a la hora de pintar lo humano.

Ya en los años 70 deja a un lado el expresionismo violento y la figuración grotesca, y va dando pasos a esa estilización de los torsos: ya son las parejas humanas acopladas las que nos hacen llegar a su Pintura Erótica, esa que supo pintar tan bien y con tanta poesía. Esta llamada “etapa erótica” de Cabrera Moreno, sin dudas una de las más bellas, es toda una invitación para descubrir a este artista, poseedor de un refinado gusto por la belleza humana, de trazo firme y sugerente, donde nada le es ajeno en lo más mínimo.

Servando Cabrera Moreno es un pintor cubano que se puede catalogar como un gran artista de todos los tiempos, y no solo de Cuba. Supo captar el mundo que lo rodeaba, nada se le escapó a su mirada en su tiempo, valoró la pintura de otros artistas y vio en ellos elementos que lo impactaron para toda su vida. Gracias a esas aristas, nos dejó una obra de gran valor artístico atesorada gracias a los esfuerzos que hacen día a día los especialistas y trabajadores de la Casa Museo Biblioteca “Servando Cabrera Moreno”, “Villa Lita”, ubicada en la calle Paseo esquina a 13, en el Vedado capitalino. En ella se encuentran sus grandes cuadros, sus dibujos, su colección de arte popular que se encargó de cuidar durante sus viajes por distintos países. Esta Casa Museo Biblioteca nos regala la vida de este artista, sus inquietudes como ser humano, su pasión por la pintura, todo bien cuidado y con un fino gusto a la hora de disponerlos.

Vayamos de la mano de Servando Cabrera Moreno, en sus primeros 90 años que hubiera cumplido en mayo de 2013, a recrearnos por toda su obra, desde sus guerrilleros, pasando por sus carboneros, sus rostros y desnudos de mujeres, sus bellos cuadros dedicados a su madre y hermanas, su etapa erótica, por toda su obra llena de lirismo, donde nos sentimos atraídos desde el primer momento por la forma de pintar de este artista que vivió intensamente en el siglo XX, el cual nos ha dejado ese vacío por su obra, un hombre que amó y sufrió y que se fue en plena efervescencia artística, pero ha dejado en todas sus creaciones la pasión por lo bello y lo humano.

Deja un comentario

Top
Main menu