Usted está aquí
Inicio > Cultura > Cine, Radio y Televisión > Televisión Serrana: junto a comunidades de la más agreste geografía

Televisión Serrana: junto a comunidades de la más agreste geografía

Televisón

Un especial regocijo ha reportado, recientemente, el cumpleaños 25 de la Televisión Serrana. Sus producciones audiovisuales en los últimos tiempos han ganado espacio en la programación de medios nacionales, con sus testimonios de disímiles aristas de la vida de los pobladores de un entorno rural tan agreste y al parecer tan lejano de centros urbanos importantes, como la Sierra Maestra. Pero ya esa “lejanía” se ha acortado y se habla mucho de sus realidades.

Nació esta Tele en la localidad de San Pablo de Yao, en el municipio Buey Arriba, de la provincia de Granma, al suroriente del país. Ya mayor de edad, su quehacer sostenido y una obra reconocida en foros artísticos y especializados a nivel nacional e internacional, la han hecho objeto de un merecido reconocimiento consensuado, más allá de premios y galardones, que no están nunca de más.

Nos referimos a la creciente estimación ganada entre los espectadores de la pequeña pantalla y lo que se comenta en foros especializados y profanos ante sus entregas. Lo que al principio sorprendió, por presentar una temática social poco tratada o casi ausente, luego gustó mucho y a algunos hasta fascinó.

Una bocanada de aire fresco y silvestre, de cultura montañesa campesina, de sabiduría pícara y muy natural, que pareciera a veces sin pulir, pero por eso más sincera, transpiran sus obras. Y un amplio abanico de temáticas se han abordado en los más de 600 documentales, entrevistas y otros productos, con temática dramática, dura, en tono de comedia, sobre la vida familiar, desarrollo económico, mitos, folclore y cultura en general. Los protagonistas son los moradores de diferentes puntos de la cadena montañosa más emblemática e importante de Cuba.

Casi a la par se produce el impacto de las historias de vida presentadas de forma veraz o verosímil, con pasmosa naturalidad, y el espectador asiste a la interrelación de esas personas, desde niños y niñas hasta ancianos, con un entorno de espectacular belleza, la mayoría de las veces. Pero se agradece, igual, que el relato del ser humano sea casi siempre el centro, sin obviar el medio geográfico y social, tan poderoso que a veces parece aplastar a aquellas vidas tan interesantes y sencillas.

La apoteosis del paisaje serrano, con sus caminos demasiado cuesta arriba, pendientes, ríos desbordados o en calma, manantiales y cañadas, sus temporales, aislamientos, soledades y visiones bellas, recuerdan también que vivir en esa cadena montañosa es una experiencia muy diferente, pero puede llegar a ser muy dura.

Todavía hay una obra por hacer en aquellos privilegiados parajes, de la mano del desarrollo por ganar, en que el país está enfrascado. Un verdadero desafío para la población serrana.

Sin embargo, en la mayor parte de la obra prima el optimismo, pues se admira a personas muy curtidas por la vida, animosas y con hábitos de lucha y sobrevivencia. Y se observa que para los niños y para todos hay bienes valiosos garantizados desde hace muchos años como la educación gratuita y la salud pública, sin importar en el punto lejano donde habiten. La injusticia y la desigualdad, el desamparo y el abandono se borraron de aquellos parajes que no resultan inhóspitos, sinos pletóricos de una humanidad muy digna. Queda un mayor desarrollo social por conquistar, a la par del que se empeñan por conseguir el resto de los cubanos.

No se niega que a veces en los documentales proyectados, el mentado distanciamiento de ese mundo distinto suele volverse una realidad desconcertante y a veces punzante, pero que no deja a casi nadie indiferente.

Al final, el resultado es bueno. La sensibilidad y el humanismo del espectador suelen desbordarse, como cuando se oye una hermosa sinfonía o una obra coral de múltiples resonancias.

La TV Serrana fue fundada el 15 de enero de 1993 por Daniel Diez, un cineasta y realizador habanero quien al hacerlo cumplía finalmente sueños de juventud nacidos durante su etapa de brigadista de la Campaña de la Alfabetización en la cadena montañosa más grande de Cuba. Sus auspiciadores y realizadores se enorgullecen de contribuir a ojos vista al desarrollo cultural y social de varias comunidades, y al crecimiento de su autoestima. Una transformación tremendamente positiva, pues ya hay personal especializado nativo de esos contornos. Ya no conciben la vida sin la TV Serrana. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Top
Main menu