Usted está aquí
Inicio > Cultura > Cine, Radio y Televisión > Cine Diciembre en La Habana es una fiesta…

Cine Diciembre en La Habana es una fiesta…

festival cine

La fama de un festival de cine viene dada por variadas razones. En muchos por el glamour de las estrellas que convoca, otros porque marcan pautas de calidad, dos o tres por su histórica aura.

El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana está signado por sus inicios, hace nada menos que 37 años ininterrumpidos, por la búsqueda de sus propias pantallas para su publico natural, y luego el universal.

La Habana en diciembre es una fiesta de la cinematografía latinoamericana, respaldada por medio millón de espectadores. Un convite ineludible para los directores de la región, que la aprecian como verdadero termómetro.

El 37 Festival ya está citado para la primera quincena del próximo diciembre (de 3 al 13) y en él, según sus organizadores concursaran  “aquellas producciones de tema latinoamericano terminadas en los años 2014 o 2015”.

El Festival convoca en su sección oficial a los Concursos de Ficción, Documental y Animación, Operas Primas, Guiones Inéditos y Carteles, y a la vez comprende una serie de apartados como el Panorama latinoamericano y el contemporáneo internacional, Muestras dedicadas a cinematografías de cualquier parte del mundo; Retrospectivas de prestigiosos realizadores,  Homenajes, Presentaciones especiales, talleres y seminarios.

 

Breve historia

 

Tanta tenacidad en mantener el Festival amerita una breve historia. El primer encuentro tuvo lugar del 3 al 10 de diciembre de 1979 y en aquella ocasión participaron más de 600 cineastas. Los ganadores del Gran Premio Coral en ficción fueron Geraldo Sarno (Coronel Delmiro Gouveia, Brasil) y Sergio Giral (Maluala, Cuba); en documental, Patricio Guzmán (La batalla de Chile: la lucha de un pueblo sin armas, Chile), y en animación Juan Padrón (Elpidio Valdés, Cuba).

En la Sección oficial se sumó tan pronto como en la tercera edición el Premio Coral de Largometraje de un Realizador no Latinoamericano sobre América Latina, que en ese año fue para Alambrista!, de Robert M. Young (Estados Unidos). Lo han alcanzado también reconocidos nombres de la cinematografía mundial: Oliver Stone por Salvador (Estados Unidos); Sturla Gunnarsson por Diplomatic Immunity (Canadá); Bille August por The House of the Spiritus (Dinamarca); Ken Loach por La canción de Carla (Gran Bretaña) y Barbet Schroeder por La virgen de los sicarios (Francia, Colombia, España).

Las grandes cinematografías del continente, dígase México, Brasil, Argentina, y sus figuras emblemáticas han alcanzado numeroso palmarés en La Habana, pero los jurados siempre han tenido mirada larga y hay un abanico de países y de jóvenes realizadores.

Cuba, sede acogedora, participa como le corresponde, como uno más, y sus realizadores también han alzado Corales: Hasta cierto punto, Tomás Gutiérrez Alea; Se permuta y Plaff, Juan Carlos Tabío; Un hombre de éxito, Humberto Solás; Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, y Conducta, de Ernesto Daranas.
El Festival se ha honrado con la entrega del Premio Coral de Honor a los Argentinos Héctor Alterio, Federico Luppi y Fernando Birri; a Costa Gavras (Grecia), Jack Lemmon y Harry Belafonte (Estados Unidos), Gabriel García Márquez (Colombia), Jorge Amado (Brasil), Gian María Volonté (Italia), Joris Ivens (Holanda) y Benicio del Toro (Puerto Rico).

El 36 Festival estuvo dedicado a uno de sus precursores, el escritor colombiano Gabriel García Márquez. Iván Giroud, director de la Casa del Festival, resaltó entonces “el papel descomunal” que el Nobel de Literatura “desempeñó en esa empresa fundacional, en pos de un cine, si no mejor, al menos diferente”.

 

En diez días de diciembre próximo, el cine tomará nuevamente a La Habana por asalto, y este 2015 el Festival estará ya animando las nuevas tecnologías digitales.

Deja un comentario

Top
Main menu