Usted está aquí
Inicio > Gastronomía > Comida afrodisíaca a la cubana

Comida afrodisíaca a la cubana

comida-afrodiciaca

La práctica culinaria cubana vive actualmente un renacer de la llamada comida afrodisíaca, sofisticada en ciertos restaurantes especializados y de alta cocina, pero siempre nutrida de una sabiduría popular que la hace auténtica y muy seductora al paladar: el mejor de los preámbulos para otro tipo de deleite.

Ingredientes de producción nacional como el chocolate, miel, café, coco, mango, aguacate, mariscos, raíz de indio, ron… y otros traídos de diversos lugares como la canela, jengibre, rúcula, hierbabuena (un tipo de menta), albahaca —e incorporados hace tiempo como propios— son los de presencia más frecuente. Desde luego, hay más.

Sin dejar de incluir el uso ocasional —no tan común como en otras gastronomías foráneas— de la pimienta y el ají picante, de nombre popular muy expresivo, el cual nada tiene que ver con el chile habanero famoso en México, prácticamente desconocido en la Isla.

Como todos sus congéneres del resto del planeta, los afrodisíacos criollos buscan acrecentar el placer, las energías vitales y la calidez del espíritu, preparando al comensal para el mejor disfrute del amor o las relaciones amorosas, haciendo honor a su nombre, proveniente de la diosa griega Afrodita, símbolo supremo de ese sentimiento dentro de la cultura occidental.

En visita de Más Cuba a la filial capitalina de la Asociación Culinaria nacional, tanto Alina Martell, presidenta de la entidad gremial en La Habana, como la maestra chef Rebeca Rodríguez, vicepresidenta, opinaron que, en efecto, en numerosos restaurantes de la ciudad aparecen en sus cartas menú o se preparan cada vez con mayor frecuencia, a pedido especial de clientes, platos afrodisíacos a la cubana.

Sin embargo, subrayan que ese tipo de alimento nunca ha dejado de estar presente en la cultura popular y hay una gran tradición proveedora de recetas y otros saberes, sin perder de vista que la deliciosa comida cubana autóctona es un ajiaco —sopa nutricia— que mezcla elementos de raíz española, africana, china, árabe… y vaya usted a saber de quién más.

Ambas directivas son partidarias de seguir con atención este auge, que añade fascinación y delicias a la rica oferta gastronómica nacional. Por ello auspiciarán la creación de restaurantes especializados en ese tipo de comida, todavía inexistentes, así como la preparación de los chef en aras de un mejor servicio.

Incluso por la característica de pertenecer al mayor polo turístico del país, con cientos de restaurantes estatales y privados, poseedores de una gran experiencia en el viejo arte de los sabores y fogones, ofrecerán asesoría o intercambiarán conocimientos con sus colegas del resto del país.

Eso sí, dice el maestro de Cocina Internacional Roberto López Córdova, esta cocina, aunque parte de las tradiciones que nos enorgullecen, también es moderna, estilizada y pretendemos no solo satisfacer a muchos gustos, también a los paladares de sibaritas o más exigentes. Todo un reto para los maestros experimentados y en formación.

López Córdova no quiso dejar pasar por alto la visita de nuestra publicación y presentó para conocimiento de los lectores tres fabulosos platos afrodisíacos, hechos muy a la cubana, en la que él ha puso su gran pericia, auxiliado por el chef Ángel Luis Guerra, de la Asociación.

Un pulpo a la cubana, con almendras, fue el primero. Una versión que invita desde su presentación. Aunque el pulpo no forma parte para nada del gusto del cubano promedio, su aparición en la mesa añade enigmas y acaba por encantar una vez degustado.

Además, elaboró una suprema de pollo con chocolate, delicada, fina y energizante, por la presencia de una crema de esa golosina tan apreciada y deliciosa.

El pescado al pesto de rúcula (planta de increíbles cualidades) se incluyó en las sugerencias del experimentado López Córdova, con 26 años de experiencia, además de ser profesor de varias generaciones.

 

Es cierto que la comida afrodisíaca, posiblemente tan antigua como el hombre, tiene un fuerte basamento mítico. Pero, crea usted o no en sus efectos, siempre será un acto placentero y estimulante probarla, como sugieren estos maestros cubanos.

Deja un comentario

Top
Main menu