Usted está aquí
Inicio > Cultura > Compañía Irene Rodríguez: Danzar España en Cuba

Compañía Irene Rodríguez: Danzar España en Cuba

danza irene rodriguez

La sonrisa constante y transparente de Irene Rodríguez la hacen un ser humano especial, siempre con el deseo de mirar la vida con optimismo; ese ha sido su reto. Conversar con ella ha sido un momento cargado de buena energía, pues esta mujer es una mezcla de amabilidad, belleza y mucho talento. El Premio a la Excelencia por la mejor labor coreográfica, que ganó en el XXII Encuentro Internacional de Academias para la Enseñanza del Ballet, celebrado en La Habana, es uno de los indicios de la calidad de sus estudiantes.
Irene, ¿por qué una compañía que defienda la danza española desde La Habana?

Primero por las raíces, yo tengo raíces de la madre patria. La danza española la tenemos en la sangre, los teatros se abarrotan de público cuando se presenta una propuesta de ese tipo en nuestro país. Tener una compañía de este tipo era un reto en mi carrera; abrir mi sala, impregnar mi estilo, mi arte fue un sueño que logré en 2002 y ya se empiezan a ver los resultados, por ejemplo, fue una gran sorpresa obtener el lauro del certamen coreográfico en el concurso de academias de ballet con la pieza Andalucía, había participantes de todo el mundo: Italia, México, Costa Rica, República Dominicana, Estados Unidos… ese premio fue algo especial para mí. Sin dudas, Cuba ha sido cantera de grandes bailarines a nivel internacional, eso quiere decir que el talento sobra en las nuevas generaciones, lo importante es convertirles esos sueños en realidades y es el propósito nuestro con el trabajo diario.
¿Qué preocupa más en un escenario a tu compañía, los aplausos finales del público o qué dirá la crítica?

Creo que lo que más preocupa es qué diré yo (sonríe), eso es lo más preocupante e importante para mí y para todos en general. Siempre me gusta estar al tanto de todo, al final de cada función me reúno y hago los señalamientos en caso necesario y las cosas que debemos mejorar para la próxima actuación; eso es lo más importante para nosotros, es una manera de perfeccionar nuestra forma de defender la danza, a nuestro estilo, pero siempre con el deseo de que el público se lleve a casa un lindo recuerdo.

 

¿Planes para los próximos cinco años?

Entregarnos en cuerpo y alma a nuestro trabajo, ya con nuestra sede, ubicada en el majestuoso malecón habanero, ese que ha sido protagonista de tantas lindas historias de amor y desamor; ese regalo de la vida es algo que debo agradecer grandemente al señor Eusebio Leal Spengler (director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana), quien confió en nuestra labor de cada día para colaborar en que tengamos nuestra casa, donde sin dudas se prepararán con todo el rigor que requieren nuestras propuestas futuras. También, llevar nuestra danza a varios países del mundo, internacionalizar aún más nuestro trabajo será siempre nuestra meta, que el mundo sepa que en esta hermosa isla del Caribe se trabaja con amor.

 

Hay algo importante que quiero destacar y es tu fidelidad a tu público, pero por sobre todo a tu tierra, a tu patria, eso denota en ti un ser humano con valores muy especiales.

Déjame decirte que no concibo mi vida en otro lugar, sin ese olor a mar que me rodea cada mañana, sin el apoyo de mi madre, mi más fiel seguidora, mi mano derecha, pero creo que tampoco podría estar mucho tiempo sin el cariño y los gestos de agradecimiento de mi público cubano, pues indudablemente somos un pueblo con un alto nivel cultural, y sabemos apreciar todo lo que es bueno y lo que es malo. Siento la ausencia de mi Cuba en cada rincón del mundo donde hemos actuado; yo particularmente me siento muy orgullosa de haber nacido en esta tierra tan bella y llena de talentos.

La cubanía se notará siempre en la puesta, esa huella de lo nuestro siempre estará presente aunque los temas sean muy flamencos.

Deja un comentario

Top
Main menu