Usted está aquí
Inicio > Agenda > Gens, banda de rock que juega y conspira contra el tiempo

Gens, banda de rock que juega y conspira contra el tiempo

Gens foto de conjunto

Con más de tres décadas de existencia, la banda de rock Gens se mantiene en la preferencia de un público que va, desde los muy jóvenes quinceañeros, hasta los que, aferrados a las melenas que pusieron de moda los Beatles allá por los años 60 del siglo pasado, hoy pasan una edad que eufemísticamente muchos definen como de la media rueda.

Surgida en los primeros años de la década de los 80, esta agrupación de rock clásico es, en la actualidad, una de las más antiguas de Cuba; un sitio que decorosamente comparte con otras bandas entre las que se encuentran Los Kent y Dimensión Vertical, contemporáneas y decanas del rock en la mayor isla del Caribe.

Con un formato que comprende teclado, guitarra líder y rítmica, bajo, batería, y dos cantantes, esta familia musical, que precisamente escogió como nombre para su agrupación un término que expresa comunidad de intereses, congruencia y unión independientemente de los lazos de consanguinidad, comenzó, desde sus tiempos primeros y así se mantiene, bajo el liderazgo del músico Carlos Rodríguez Obaya, a quién todos reconocen con el apelativo de Carlos Gens el baterista.

Con un repertorio que contó números musicales de los Beatles, YouCan´t do That, Help, Taxman o HeyJude, Gens fue incorporando a su acervo, además de estos clásicos del rock, otras canciones que vocalizaron en español. Fue la época en que la denominada Nueva Trova cubana se imponía en el panorama musical por su calidad melódica y sus letras llenas de poesía.

Transitaron con éxito por la obra del reconocido trovador Silvio Rodríguez, cuyos arreglos musicales en tiempo de rock le adjudicaron a la banda un sello que los diferenció del resto de sus congéneres. Con más de una veintena de canciones de este compositor, fueron interpretadas rítmicamente al estilo del rock Qué se puede hacer con el amor y Llover sobre mojado, temas antológicos y de gran popularidad; Olivia fue un título que el propio Silvio Rodríguez regaló a Gens para ser incluido en su repertorio.

Luego de este trabajo con la Nueva Trova, la banda incursionó en sus propias creaciones, y con mayor vuelo artístico se empeñó en la difusión de composiciones que habían sido realizadas por algunos de sus músicos. Brindis por los pocos, Nací culpable, Buscando solución, son algunos títulos que se dejaron escuchar durante aquella etapa que cerró con los años 90.

Gens retornó a su trabajo a inicios del 2000 con versiones que recreaban números del afamado grupo Maná, una de las bandas latinoamericanas de rock más reconocida. Incorporaron un nuevo repertorio de Beatles y Rolling Stones, Metallica, Sistem of the Down, Nickelback y Audioslave; fueron para ellos ascendientes sonoros dignos de interpretar.

Otra arista de su trabajo se encaminó a transponer, en tempo de rock, el más clásico de los géneros de la música popular cubana, el son montuno. Números tales como Hecho tierra, Échale salsita, y Zarandonga se pusieron de moda, entre los rockeros de El Hangar, una nave con capacidad para más de mil personas reservada hasta esos momentos solo para bailables con la llamada música de discoteca.

El Patio de María, el escenario más importante y representativo del rock de los 90 en La Habana, y otras muchas plazas a lo largo de la Isla, han recibido desde ese entones a Gens con la expectativa y el entusiasmo de quien pretende disfrutar y sorprenderse con un novedoso concierto. En el Diablo Tun Tun, de la Casa de la Música de Miramar en La Habana, donde tiene su peña desde hace más de 10 años, son consentidos como huéspedes queridos, admirados y siempre esperados. En esta institución musical definida casi exclusivamente para la música bailable vernácula, han logrado complacer a un auditorio con sus propuestas de rock montuno, que incluyen guarachas pegajosas de famosos autores del patio.

En el año 2004 la banda dio a la luz el fonograma Contra el tiempo, un trabajo cuya producción, grabación, mezcla y edición corrió a cargo de Carlos Gens. De los 14 números que este CD soporta, algunos como Brindis por los pocos y Kmila —de este existe un video— fueron muy radiados por las emisoras nacionales; y leyenda o no, se dice que algunas de las canciones que en este disco aparecen fueron digitalizadas de forma amateur en Miami, aunque ninguna firma disquera se responsabilizó con la emisión pirata.

Con más de 130 números en activo y varios proyectos en camino, algunos de reciente ejecución como el homenaje a la destacada estación de radio WQAM —la Dobliu— promotora musical desde la Florida, los músicos integrantes de la banda Gens acuden todas las semanas al Submarino Amarillo, un centro que difunde lo mejor del rock y su expresión cultural. Desde allí, con su labor artística, invitan a emprender una travesía en ese sumergible rockero que estimula a pura emoción los sentidos, y juega y conspira siempre contra el tiempo.

 

(Grupo Gens: Carlos Rodríguez Obaya, batería-voz coro-director; Bonny Saray Collazo Figueroa, cantante solista; Yordanis Noa Rodríguez, cantante solista; Diana Ruz Rosa, teclados-voz coro; Jesús Antonio Machado Maseda, guitarra leader; Ariel Macías Hernández, bajo; Ernesto García Gómez, guitarra rítmica)

Deja un comentario

Top
Main menu