Usted está aquí
Inicio > Sociedad > Hablando sobre el legado de África

Hablando sobre el legado de África

legado africa

En días pasados transcurrió en La Habana la Conferencia Internacional que con el título de El comercio de esclavos a Cuba. Nuevas perspectivas de investigación, acercó a la capital cubana a un buen número de investigadores y especialistas interesados en los estudios que abordan el tráfico de esclavos y la llamada diáspora África.

El encuentro, programado por varias instituciones culturales de Cuba y Estados Unidos, entre las que se encuentran La Casa de África, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, el Instituto de Investigaciones de Afro-América de la Universidad de Harvard, y las Fundaciones Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre y la Fernando Ortiz, tuvo como objetivos incentivar el intercambio de conocimientos y su discusión desde las perspectivas que el análisis multidisciplinario y transnacional le pueden aportar a estos temas.

Es un hecho conocido que el tráfico de esclavos hacia la mayor isla del Caribe —aproximadamente fueron introducidos en Cuba 800 000 esclavos, y de ellos más de 600 000 llegaron durante el transcurro del siglo XIX— tuvo sus peculiaridades y diferencias en relación con la trata que se produjo en otras áreas del continente americano, y que esta, en sus modalidades trasatlántica e interamericanas contribuyó de manera decisiva a fomentar el rápido crecimiento de la producción azucarera a mediados de la centuria decimonónica.

La historia de este proceso, que empieza en los albores del siglo XVI y se mantiene hasta pasada la segunda mitad del XIX, caracterizada por el tráfico incesante y prolongado de seres humanos desgajados de sus lugares de orígenes, su llegada a Cuba, donde se establecen y mezclan acentuando la diversidad que hoy está presente en la cultura y en el modo en que se expresa el cubano, o lo cubano, fueron los intereses de trabajo de esta primera conferencia que se extendió del 9 al 11 de junio.

Personalidades del patio, y de Estados Unidos, España y Brasil, estuvieron discutiendo durante esos días temas que relacionan el comercio de esclavos hacia Cuba, su organización y singularidades; la historiografía tradicional y sus nuevos enfoques, así como las posibilidades de estudio a partir del análisis de diversas fuentes no convencionales; la trata ilegal de esclavos y sus redes transnacionales; las regiones geográficas del comercio esclavo y sus desplazamientos y análisis a partir de la historia regional; y la diáspora africana con toda su carga de herencia biológica y cultural.

Esta conferencia que sesionó en el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, estuvo precedida por el seminario África y Cuba: el legado etnobotánico de la esclavitud atlántica, que fue organizado por el Centro Hutchins de la Universidad de Harvard, la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre y la Casa de África de la Oficina del Historiador de La Habana.

Los asistentes a este encuentro efectuado en la sala de conferencias del Castillo de la Real Fuerza, en el Centro Histórico de la Ciudad de La Habana, presentaron sus investigaciones y discutieron sus criterios y puntos de vista relacionados con la apropiación y mixtura de los saberes existentes en la Isla con los que llegaron junto con los esclavos, sobre todo en cuanto al uso medicinal, religioso y alimenticio de las más de 2 000 plantas que se conocen fuero introducidas por esta vía.

Fue este evento el primer paso encaminado a establecer vínculos de trabajo que articulen un grupo de estudiosos interesados en el conocimiento, o saberes, que puedan aportar a esta historia de la cultura humana, disciplinas tales como la biología, la antropología, la medicina, la arqueología y la historia.

 

Estas dos iniciativas académicas entre Cuba y los Estados Unidos, proyectadas en el contexto que recuerda los 130 años transcurridos desde que en la Isla fuera abolida la esclavitud, son expresión que muestra el interés que en el presente se tiene por reconocer el legado cultural y la huella dejada por la forzada diáspora africana.

Deja un comentario

Top
Main menu