Usted está aquí
Inicio > Turismo > La aventura del Canopy en Cuba

La aventura del Canopy en Cuba

canopy

La combinación de aventura y naturaleza es hoy un ingrediente perfecto para quienes buscan tener vacaciones distintas, activas, que prueben la pericia, o tan siquiera permitan enfrentar el miedo.

Les confieso que este periodista le teme a las alturas y, entrado en la llamada tercera edad, el mundo siempre parece más inseguro de lo que realmente es. Pero se trata de tener un poco de fuerza de voluntad y pensarse como alguien que en algún momento fue joven y aventurero.

Por ello busqué experimentar algo nuevo, para redactar luego una crónica de turismo de naturaleza y aventuras en Cuba, en el Canopy o cable de tirolesa, muy de moda.

Esta práctica tiene en la mayor ínsula antillana dos bases, ambas en occidente, una en la comunidad de Las Terrazas (provincia de Artemisa) y la de más reciente apertura en Viñales, sitio muy atractivo.

Falto un pelín para arrepentirme, pues este Canopy, de los dos cubanos, es el más largo, y ello acrecentaba mis temores a las alturas. Sin embargo, el instructor fue muy alentador.

Entonces di mi consentimiento en una planilla obligada a firmar antes de comenzar, y dejé que los guías me colocaran los arreos pertinentes, protectores ante cualquier eventualidad, imprescindibles para colgar del vacío y parte de la aventura.

Después pasamos los neófitos a una especie de escuelita donde se indica lo que se debe hacer. Primero enseñan cómo funciona el cable, y que debe llevarse la mano directiva lo más atrás posible, para impedir giros sin orden ni concierto si hay viento de costado. También instruyen sobre cómo emplear el guante grueso de cuero y el sobreguante de igual material, que es el freno.

Todo “muy sencillo”, los guías siempre están pendientes de cada participante, y si no atina a frenar, interrumpen la posibilidad de impacto contra un árbol mediante un rústico freno adicional, una cuerda de soga, muy efectivo.

La otra mano, también enguantada, debe ir colocada en las correas que quedan al frente, y mientras más estire las piernas adquiere más velocidad.

Lo cierto es que luego del primer tramo, cuando más se acelera la respiración y latidos del corazón, ya todo es emoción y lirismo, por decirlo de algún modo, con deseos de repetir.

Por demás, me hice un lío para sacar la cámara e intentar tomar fotos, que prácticamente salieron solas, pues los nervios no permiten apuntar mucho, sumado a la dificultad de manipularla con los gruesos guantes.

Pese al positivismo después de la acción, lo que siempre trae este tipo de llamadas actividades extremas es la inusual sensación de estar suspendido sobre árboles en un paisaje impresionante, con mogotes, laderas, aves y a la distancia poblados.

 

El emocionante Canopy cubano

El desarrollo del turismo de naturaleza y aventuras en Cuba tiene en la actividad de Canopy un atractivo muy especial, sobre todo mediante la nueva instalación en la provincia de Pinar del Río.

Inaugurado el 27 de septiembre de 2015, el Canopy de Viñales permite incluso que niños (mayores de 12 años y según su constitución física) puedan subirse de conjunto con un entrenador en la modalidad de Tandem, donde viajan como pasajeros.

Ese recorrido aéreo es de un kilómetro en cuatro tramos con ocho plataformas, y cinco instructores se encargan de atender a los clientes; cuando por temor pierden el control del cable los frenan sin dificultad alguna.

El arnés de cada turista puede resistir tres toneladas de peso, y el cable como tal 25, aunque la sensación de estar suspendido en el aire acelera el corazón y la sudoración de las manos.

En grupos con un máximo de 12 personas, viajan dos guías que se mueven entre los árboles y plataformas en dependencia de las necesidades de los clientes.

La altura de los tramos mayores alcanza los 35 metros y abajo se logra apreciar una vista maravillosa del Valle de Viñales.

Uno de los lugares que más impacta hoy a quienes llegan a Cuba en busca de descanso movido, está en Pinar del Rio: el valle con mogotes, elevaciones típicas del lugar, sembradíos de tabaco, senderos de naturaleza, y ahora el Canopy.

 

 

Deja un comentario

Top
Main menu