Usted está aquí
Inicio > Gastronomía > Le Marriage, de moda en La Habana Vieja

Le Marriage, de moda en La Habana Vieja

casa del queso

La Habana Vieja es hoy por hoy el más importante recodo de descanso y vacaciones de Cuba, con su arquitectura colonial bien conservada, el bullicio y la variedad de oportunidades turísticas.

Y ahora que las autoridades locales pretenden cada año tener algo novedoso que promover, pues las tradiciones heredadas de lo español, el consumo de quesos y vinos, constituye otro eslabón que se recrea en la parte antigua.

Partiendo de una culinaria variada, muy de moda, la cultura del queso y el vino toma auge hoy en La Habana Vieja en Le Marriage, establecimiento en busca del turismo de alto vuelo.

Lugar pequeño e íntimo, atesora sin embargo todo un concepto de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y de la compañía turística Habaguanex, donde pocos pasos hacen un largo camino.

Se trata de un recodo en el camino, en la esquina de las calles Amargura y San Ignacio, frente a un establecimiento de lujo y especialidad, como lo es el Hotel Raquel (de inspiración hebrea).

Abierta sus puertas en enero de este 2014, Le Marriage es simplemente conocida por la gente como La Casa del Queso, pues esa es su especialidad, que ofrece tanto para degustar platillos junto con vino en el propio lugar, como para llevar.

Con una carta de más de 15 tipos de quesos, también destaca la decoración del recinto, de colores justos, y un minimalismo que atrae por los tonos claros y la iluminación abundante que proviene del exterior mediante sus encristalados.

Una vivienda que en su momento tuvo el peligro de derrumbarse, fue recuperada para ponerla al servicio del turismo y el buen gusto, de la mano de una amplia carta capaz de recrear los paladares más exigentes.

Montaditos de queso azul con salsa de miel, brusquetas de queso mozzarella y tomate, ensalada de queso gouda y tomate, tabla de quesos, o la degustación Le Marriage, pueden acaparar la atención de los viajeros gourmet, de la mano de una copa de vino de la casa.

Allí se venden gouda, caribe, manchepok, manchego, cabra, azul, frutos secos, aceitunas y una larga lista de productos que mucho tienen que ver con paladares refinados y buena alimentación.

Se trata de una especie de iceberg de la culinaria en La Habana Vieja, donde reina un turismo muy particular operado por la compañía Habaguanex.

Habaguanex, precisamente constituye un nombre curioso, pues responde al apelativo de un cacique aborigen que reinaba en las zonas que van desde el oeste, hoy bahía del Mariel, hasta la capital actual.

La casa del queso forma parte de una red de establecimientos mayor, con un complejo gastronómico particular asociado a la Plaza Vieja, una de las cinco plazas más importantes de La Habana, en particular de su parte antigua.

Vinos de España, Chile u otras procedencias relevantes se dan la mano en materia de blancos, rosados y tintos, con las variedades alimenticias, incluido incluso la llamada Timba (en su momento Pan con Timba), que para el cubano común se trata de queso y jalea de guayaba.

 

Pues esa tradición, en Le Marriage se exhibe con rollitos de guayaba y queso, para estilizar la costumbre criolla.

Deja un comentario

Top
Main menu