Usted está aquí
Inicio > Cultura > María Elena Llana: una maestra del cuento cubano

María Elena Llana: una maestra del cuento cubano

maria e llana

Aunque no es una autora demasiado mediática, la escritora cubana María Elena Llana, que este año cumple sus ochenta, es sin dudas una de las más (sino la más) importantes autoras del género en un país que se caracteriza por la profusión de cultivadores de la narrativa breve.

Más allá de la variedad de sus asuntos y de sus verdades esenciales, ha dicho el crítico Alberto Garrandés, sus relatos ostentan una actitud narrativa radical que se transforma en artimaña de comunicación y cuyo brío hace que ejercitemos nuestra confianza.

Desplazándose entre lo fantástico y el realismo es en el primero de los aspectos mencionados donde ha alcanzado sus mayores logros, sin desdeñar la profundidad con que ha abordado algunos aspectos dolorosos del acontecer cubano más reciente, con una carga de ironía y poder de conmoción que pocos han podido superar en este mismo afán.

Más Cuba la entrevista para que los lectores la conozcan mejor y cuando se acerquen a algunos de sus libros sepan de qué clase de mujer estamos hablando: alguien que más allá de las pompas de la fama es una auténtica escritora cuya obra quedará en la historia de la literatura cubana por derecho propio.

He aquí las preguntas que le formulamos.

 

¿Cuándo y en qué circunstancias decidiste convertirte en escritora?

Siempre me gustó escribir y dibujar y, llegado el momento, matriculé Periodismo y Artes Plásticas. Adquirí la técnica académica, pero no tenía talento creativo y, sin embargo, el periodismo me llevó más y más a la literatura, porque al vincularme con los escritores y poetas que circundan todas las salas de redacción, me animé a publicar. Esas fueron las circunstancias, el resto no fue una decisión mía, vino por sí solo, de la mano de la crítica y las editoriales. 

 

¿Ha tenido tu obra alguna repercusión en España o te han influido algun autor o autora de ese país?

La Editorial Popular, de Madrid, me publicó una antología personal y me incluyó en otra con reconocidos autores de varios países. El periódico El País eligió mi cuento como botón de muestra de una antología de escritoras cubanas. Ha sido, más bien, una fe de vida.

En cuanto a influencias, recuerdo algo como una revelación. Muy joven hice el viaje del indiano a España, con mis abuelos. Elena Quiroga acababa de ganar el “Nadal” y su novela Viento del norte me actualizó en la escritura femenina, detenida para mí en modelos fosilizados. Aunque mi camino ha sido distinto, reconozco que ese impacto me influyó.

 

Tu literatura tiene un amplio diapasón. Lo mismo te mueves en el mundo de lo fantástico que en el del realismo. ¿Dónde te sientes más cómoda y qué determina la temática de tus libros?

Escribo como esté mi ánimo y cuando lo hago siempre me siento bien. El realismo es una  potenciación de la praxis periodística, con la ventaja de que puedes subjetivizar los temas. En lo fantástico no haces más que recoger el guante que te tira una idea fuera de lo común. Como en algunos cuentos, ambas posibilidades se asaltan mutuamente, creo que mis libros se vertebran más por el tono que por el tema.

 

No se puede hablar de la María Elena escritora sin referirse a su excelente periodismo y su destaca labor como guionista radial. ¿Cómo se interrelacionan estas profesiones y qué le han aportado a tu obra literaria?

Si lo miras, todo es literatura, o escritura. Conociendo la herramienta, la aplicas allí donde sea necesaria. No solo hice radio, sino también televisión y no me sentí empequeñecida pues no hay medios menores, la estatura se la da el autor. Todo lo que hice me aportó un mayor conocimiento del oficio y de mí misma.

 

A los ochenta años, ¿te sientes satisfecha con lo alcanzado en tu carrera literaria?

Sí, porque ha sido legítimo. 

 

¿Hay en camino algún nuevo libro?

Este año debe publicarse la tercera edición de Casas del Vedado (mi gran promotor) y uno nuevo de humor negro.

 

¿Por qué el cuento? ¿Nunca pensaste que es un género que no se suele publicar en países que no son Cuba?

 

Más bien pienso que es una suerte que en Cuba se publique el género que yo prefiero.

Deja un comentario

Top
Main menu