Usted está aquí
Inicio > Sociedad > Octubre de fiestas patrióticas y entrañables

Octubre de fiestas patrióticas y entrañables

Como cada año, la suroriental provincia de Granma festeja y conmemora de diversas maneras el primer grito de independencia dado por el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, el 10 de ese octubre de 1868 desde su ingenio azucarero La Demajagua, en las inmediaciones de Manzanillo, comienzo de la gesta libertadora de 10 años contra el colonialismo.

Además, se celebra con conciertos, veladas, actos, exposiciones y bailables la toma de la ciudad de Bayamo, primera capital de la República en Armas, foco irradiador de la revolución de entonces. Eso sucedió el 20 de octubre de ese mismo año, día en que por memorable coincidencia de la historia terminara por cristalizar la obra que es hoy el Himno Nacional cubano, nacida como melodía guerrera con el nombre de La Bayamesa, meses antes, con la autoría de Perucho Figueredo.

Toda Cuba se alegra por esas remembranzas sagradas, que han ido más allá del terruño donde sucedieron los históricos acontecimientos.

La Fiesta de la Cubanía, este año del 17 al 20 de octubre, instituido como Día de la Cultura Cubana, en honor al nacimiento del Himno, aunque llena de fervor patriótico no deja de ser un cúmulo de acontecimientos y jolgorios alegres, que expresan la identidad e idiosincrasia de la gente de alma intrépida y natural que habita esos lares.

La ciudad de Bayamo es su centro, aunque hay actos y celebraciones en varios puntos de la provincia. Entre estos, el evento intelectual Crisol de Cubanía, para escuchar y debatir trabajos investigativos sobre el nacimiento de la nacionalidad en la mayor de las Antillas, un proceso muy vinculado a los sucesos históricos antes citados.

Escritores, poetas, historiadores, estudiantes e investigadores de la zona, del país e invitados foráneos participan en esos talleres, que suelen ser cada vez más enriquecedores.

La compañía de la provincia, Guerrilla de Teatreros, emprendió con sus actuaciones la ruta de Carlos Manuel de Céspedes desde que salió con su tropa de la Demajagua, pasando por la histórica Yara hasta la localidad rural de Santa Isabel, cerca de Bayamo.

Se rinde homenaje al sin par trovador Sindo Garay, figura señera de la composición en la cancionística tradicional cubana, cuyos restos reposan en Bayamo, por decisión propia, a pesar de que no fuera su tierra natal. Garay creó la bellísima canción Mujer bayamesa, antológica y amada para siempre por los lugareños y todo cubano y cubana sensibles.

Especial es el homenaje, sentido y muy esperado, que se le rinde al interprete y compositor manzanillero Carlos Puebla, este año en su centenario. Carlos Puebla y sus Tradicionales dieron la vuelta al mundo, años atrás con la hermosa canción dedicada al Che Guevara. Interpretó como nadie, con sabor criollo y fina e inteligente picaresca, canciones populares de apoyo a la Revolución. Su calidad las alejó todo el tiempo del panfleto y todavía hoy gozan de la simpatía del público.

Y si hubiera espacio para hablar de sus composiciones de corte romántico, se hablaría de un repertorio de alto vuelo, nada desdeñable.

El Museo de la Cera, radicado en la ciudad de Bayamo, devela esta vez una estatua de la icónica exponente de la Nueva Trova, Sara González, una creadora que pertenece al patrimonio cultural de toda la nación, como otras figuras existentes en la institución, única de su tipo en el país.

Aclaremos que en todo el territorio nacional serán objeto de reverencia y recordación los sucesos antes citados, porque forman parte de la historia del país. Vivan entonces, la Fiesta de la Cubanía y demás festejos de la Patria, desde Maisí a San Antonio.

 

 

 

Deja un comentario

Top
Main menu