Usted está aquí
Inicio > Gastronomía > Por la vida nueva, brindar con aliñado

Por la vida nueva, brindar con aliñado

aliñao

Un buen guarapo (jugo de caña de azúcar) es y seguirá siendo un producto verdaderamente ecológico, genuinamente cubano e ideal para este clima. No obstante, cuando se espera el alumbramiento de una nueva vida, es preciso brindar con aliñado.

No pocas bebidas cubanas gozan de fama internacional, como los cócteles con ron: mojito, daiquirí, enroque y muchos otros. Pero preparaciones caseras fermentadas, de larga data y casi exclusivas de la zona oriental del archipiélago, como la garapiña, la chicha, la sambumbia y el pru, señala la autora Madelaine Vázquez, denotan la influencia aborigen, mientras el uso del aguardiente de caña y algunas hierbas nos hablan de costumbres de los negros esclavos, desarraigados de África.

Según reflejan antropólogos, gastrónomos, etnólogos y otros investigadores, en su tipificación también se esconden las esencias del modo de alimentación cubano.
Originario de la región oriental, tan pronto como la mujer quedaba embarazada, se iniciaba la elaboración del aliñado y se añejaba nueve meses para celebrar la aparición del nuevo ser.

Hortensia Martínez, adscrita a la Cooperativa de Créditos y Servicios Roberto Negrín, en la provincia de Granma, llevó a un evento en México su versión de aliñado que, se dice, data del siglo XVIII.

Nacida en esa provincia oriental, tal vez uno de los lugares donde todavía se mantiene esta práctica, Martínez considera imprescindible “divulgar estas experiencias a las nuevas generaciones para no perder las costumbres autóctonas”.

Historiadores estiman que el aliñado surgió en los campos cubanos, donde se combatía por la independencia. Pero la tradición apenas sobrevive en la actualidad por dificultarse algunos de sus ingredientes.

Actualmente continúa su comercialización, fundamentalmente en el oriente del país.En las provincias centrales y occidentales se conoce poco, a no ser entre familias que proceden de la zona oriental.

 

Receta de mi suegro Gastón Sariol Céspedes

Pasitas, caña, grosella, cereza, higo, ciruela china, ciruela criolla, son los ingredientes que se usaron en la receta de origen lejano. Ahora la receta ha evolucionado incluyendo, piña, fruta bomba y naranja.

 

Ingredientes:

  • 4 palitos de canela
  • 5 clavos de olor
  • 2 tazas de azúcar por cada una de agua
  • Aguardiente de caña o ron en la proporción deseada
  • Ciruelas pasas, chinas o criollas sin semilla
  • Higos
  • Frutabomba (papaya)
  • Piña
  • Cerezas
  • Naranjas

 

En una olla grande hacer el sirope, hirviendo el agua con la canela, clavos de olor y azúcar. Se la deja hervir unos minutos, con una hoja de higo, revolviéndola constantemente hasta darle la consistencia deseada. La hoja de higo le da al almíbar el color acaramelado y el sabor que son típicos del aliñado oriental.

Echar entonces la frutabomba y la piña, dejar cocinar por 3 a 5 minutos. Añadir el resto de las frutas, todas picadas en trozos, menos la naranja, y cocinar por 1-2 minutos más. Retirar del fuego.

Antes de envasar, preferiblemente en un pomo de cristal de 5 galones o 15 litros o su equivalente, agregar el aguardiente o ron y revolver. Añadir la naranja en lascas y las cerezas. Tapar y guardar en lugar seco y oscuro durante todo el embarazo o como mínimo, durante tres meses.

Deja un comentario

Top
Main menu