Usted está aquí
Inicio > Turismo > Santiago es mucho Santiago

Santiago es mucho Santiago

Santiago

Santiago de Cuba, la segunda ciudad en importancia del país, tiene además el prurito de ser la más caribeña de las urbanizaciones del país. La habita la gente más hospitalaria y su pueblo es valiente en grado sumo, por si fuera poco. Ha dado hombres y mujeres grandes en varios campos y singulares patricios.

Por eso en estas tierras es casi un lugar común decir “Santiago es mucho Santiago”, y que es la cuna, refiriéndose al origen de la Revolución, y en ella de cierta manera habita el alma de Cuba, porque acoge el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, la patrona nacional, lugar de peregrinación religiosa.

Desde fines de 2016 otro tipo de peregrinación se realiza hacia el cementerio de Santa Ifigenia para llegar al monolito que guarda los restos de Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana, fallecido a los 90 años el pasado 25 de noviembre.

Allí, cercana, está la tumba del Héroe nacional José Martí y de una legión de padres fundadores y héroes de la Patria.

Por lo tanto, hoy, para los cubanos, ESTA ciudad del sur de Oriente, invicta entre las montañas de la Sierra Maestra, también es tierra sagrada por muchas razones.

Santiago de Cuba nació para ser mítica al decir de muchos. Fundada en 1515 por el Adelantado Diego Velázquez, fue la primera capital del país en el siglo XVI.

Por sus condiciones geográficas tuvo siempre una posición privilegiada. Si en tierra, las montañas y la humedad de un clima tropical de feraz biodiversidad le daba prodigalidad a todo lo allí plantado, su ubicación frente a una abrigada bahía de cara al mar Caribe, la hicieron un magnífico puerto.

Poseía cobre y sus minas fueron uno de los principales rubros explotados con mano aborigen primero y luego de esclavos africanos en las primicias de la colonia.

Siglos de coloniaje español y de constante va y viene de emigrantes, autoridades políticas y religiosas, misioneros, piratas, corsarios, soldados, conquistadores, hombres de empresa y, en fin, viajeros de toda laya, blancos, negros, indios, españoles, franceses, chinos, formaron una población eminentemente mestiza, de rica y variada cultura y temple. Sus descendientes andan hoy por las calles.

La historia y otros dones, entre los cuales también brillan los naturales y de la cultura en esta ciudad, capital de la provincia homónima, no pueden resumirse en pocas palabras. Lo mejor entonces es citar algunos de sus actuales atractivos, para recomendar al viajero.

Ejemplo de su patrimonio material está el Castillo de San Pedro de la Roca del Morro, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. La misma institución dio la condición de Paisaje Arqueológico en el año 2000 a los vestigios de las primeras plantaciones cafetaleras en el sudeste de Cuba. El 7 de noviembre de 2003 fue declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad la expresión cultural de la tumba francesa de “La Caridad de Oriente”.

 

Santuario Nacional del Cobre

 

En la cercanía de Santiago se levanta el Santuario Nacional de la virgen de la Caridad del Cobre en sitio surgido en el siglo XVI por la explotación de las minas. El culto a la virgen del Cobre es expresión de la fusión de los componentes étnicos de la nación. La devoción a la virgen de la Caridad del Cobre llegó hasta Occidente en un proceso que tuvo como hitos las iglesias de esta advocación erigidas en Trinidad, Sancti Spíritus y luego en Puerto Príncipe.

En 1738 el culto a la virgen había llegado a La Habana.

Al término de la guerra de 1895, los miembros del ejército libertador promueven el reconocimiento de la Caridad del Cobre como patrona de Cuba, lo que fue proclamado el 8 de septiembre de 1916.

 

El legendario Caney y otros sitios

 

En las proximidades de la ciudad de Santiago de Cuba se fomentó desde el siglo XVI uno de los asentamientos más antiguos de Cuba, la aldea El Caney, donde fueron agrupados los indios del territorio después de la abolición de las encomiendas. Aún a principios del siglo XIX se le reconocía como un poblado de indios. Las frutas que se cultivan allí son famosas e incluso motivo de inspiración de compositores.

En El caney y en otras zonas vinculadas al centro histórico, como cayo Granma, construcciones de madera testimonian el uso de dichos lugares para veraneo en las primeras décadas del siglo XX.

Un lugar hermoso que ofrece las bondades de las playas, la cercanía de una naturaleza de follaje tupido con montañas verdes en lontananza ofrece el centro o complejo turístico Baconao. Allí gratifica mucho la combinación del frescor de la vida agreste con servicios modernos y confortables. Algo que bien merece un artículo aparte, que más adelante ofreceremos.

Pero ya sabe que Santiago de Cuba es un destino que no puede perderse en el Oriente de la mayor de las Antillas

 

Deja un comentario

Top
Main menu