Usted está aquí
Inicio > Turismo > Paso de los alemanes, diálogo con las rocas

Paso de los alemanes, diálogo con las rocas

En la villa primada de Baracoa, fundada en 1511 por los exploradores españoles, y que atesora muchas bellezas, existe un paso muy curioso, estrecho y con un entorno envidiable: El Paso de los Alemanes.
Se trata de un accidente geográfico sobre la única carretera que enlaza a la ciudad más oriental de Cuba, Baracoa, y el extremo más al este del archipiélago, Maisí, donde se levanta un faro para guiar a los navegantes.
El Paso de los Alemanes es una increíble formación geológica en forma de cueva en medio de la carretera antes de llegar al puente del río Yumurí. Se formó de manera natural luego de un desprendimiento de la terraza marina de emersión en esa zona de la costa norte
Según los historiadores, a finales del siglo XIX un alemán llegó a Cuba junto a su familia y compró parte de estas tierras. Como era un hombre muy poderoso y adinerado, exigía a los viajeros el pago de un impuesto para obtener el derecho a pasar por sus propiedades.
De ahí proviene el nombre de El Paso de los Alemanes. La historia cambió y en la actualidad, centenares de hombres y mujeres transitan por El Paso sin pagar un solo centavo.
Hoy sigue siendo la única vía por carretera que enlaza a la ciudad de Baracoa con el municipio de Maisí, situado a unos 15 kilómetros de la Primada de Cuba.
El Paso de los Alemanes es punto de referencia en la vía que conduce a Punta de Maisí, emblemático sitio en el extremo más oriental de Cuba, cuya senda pasa por debajo de esta especie de puerta natural unida en la cima por una roca entre dos montañas y lleva al río Yumurí.
La belleza tiene una especie de dialogo del transeúnte con las piedras del derredor. El acantilado se abre a una de las bandas de la vía y del otro lado la montaña.
Por pequeño que sea, o por estrecho, siempre detiene al caminante en ese lugar para tomar alguna fotografía pues parece un corte hecho en la montaña de una manera perfecta.
Dicho accidente geográfico ahora es parada obligada, pese a lo peligroso del tramo, de los buses de turistas, que buscan llevarse una imagen de aquel lugar o simplemente retratarse allí para quedar para las memorias de sus viajes a Cuba.

Deja un comentario

Top
Main menu