Usted está aquí
Inicio > Cultura > Haydée Milanés, talento y amor

Haydée Milanés, talento y amor

Haydeé Milanés

Por: Guille Rivero de la Rosa

Haydée Milanés creció escuchando a su padre Pablo cantar, tocar la guitarra y componer. Desde muy niña también asistía a sus conciertos y tuvo la oportunidad de presenciar en su casa muchos encuentros de grandes músicos que se reunían a tocar canciones de la trova cubana y el son.

Toda esa experiencia forjó en ella un gran interés por la música. A los seis años empezó a estudiar piano, junto a las demás asignaturas musicales en el conservatorio Manuel Saumell. Después cursó dirección coral e integró el coro de la escuela, y luego se graduó de asignaturas teórico-musicales en el conservatorio Amadeo Roldán. La primera vez que cantó en escena, a los 10 años, fue para acompañar a su padre en su canción Canto de la abuela. Coincidiendo con la salida al mercado de Amor, EDICIÓN DELUXE, su más reciente disco, nuestra revista conversó con la joven cantautora cubana

 ¿Por qué Amor, y desde cuándo fue concebido?

Amor, porque me gusta cantarle al amor, porque en la vida con amor podemos lograr muchas cosas, sin amor nada. Por el amor que siento hacia los que nos rodean, a la familia, a mi país, a las canciones de Pablo Milanés, que sin duda influyen en mi carrera.

Es un disco que venía preparando desde 2014, justo cuando hice el primer volumen a dúo con mi padre. El segundo es un disco bien pensado, donde pude escoger la canción específica para cada intérprete invitado, según su estilo. Fue bonito y difícil a la vez. Por ejemplo, el tema Yolanda siempre lo imaginé para Omara Portuondo, a quien considero una de las intérpretes más grandes que tenemos en Cuba, y el escogido para Lila Downs, destacada cantante Mexicana, fue La vida no vale nada, sin duda otro gran éxito de mi padre. También comparto temas con Julieta Venegas, Joaquín Sabina, Francisco Céspedes, Carlos Varela, Fito Paez y Chico Buarque, entre muchos otros amigos.

Al principio, no creas que mi padre estuvo muy de acuerdo, tuve que llevarlo al convencimiento de que, más que un sueño, era una necesidad personal mía. Por ejemplo, cuando escuchó Yolanda, se le saltaron las lágrimas. Me decía que por qué hacer un disco con sus canciones cuando yo tenía también un repertorio bien amplio; me costó, pero al final logré convencerlo.

La sensación de cantar con mi padre me impone mucho rigor, nunca es fácil. Pablo es muy exigente, pero creo que es un regalo de la vida y siempre lo hago con inmenso cariño, con gran amor, también por eso el nombre del disco.

Para mí es una bendición ser hija de Pablo Milanés, es un ser extraordinario, lleno de amor, con muchos sentimientos. He tenido que trabajar muy duro para que se me reconozca por mi propia obra. Ser su hija, por otra parte, es un compromiso ante la vida, ya sea de cara al público o para conmigo misma.

¿Comienzas ya a trabajar en la próxima producción?, ¿qué nos deparará?

Claro que ya empiezo a pensar en lo próximo, no he querido adentrarme tanto aún para disfrutar un poco más de Amor. Creo que lo próximo sería un rompimiento con todo lo que he venido haciendo, sería un disco con temas míos.

Recién acabo de terminar mi trabajo de promoción por México, también en España, donde cuento con muchos seguidores y amigos y país al que siempre me agrada volver.

¿Contenta con lo que ha ocurrido en tu carrera hasta hoy?

Muy contenta, siempre digo que doy gracias a la vida por haberme dado tanto; primero haberme regalado la familia que tengo; luego, por darme la posibilidad de hacer música, que es lo que soñé desde muy pequeña y con lo que me siento comprometida, sobre todo con ese público que me apoya desde mis inicios. Para la satisfacción del público es que hago mis canciones, para que la gente se sienta identificada porque la música es un lenguaje universal. Por esto y por muchas cosas más quiero seguir adelante, regalando amor en momentos como los que vive este mundo de hoy. Me siento orgullosa de ser cubana y de cantarle a mi gente, no concibo mi vida sin el aplauso de nuestro público cubano, sin dudas es siempre un aplauso que suena diferente; por estas cosas prometo seguir trabajando con mucho, pero mucho amor.

Deja un comentario

Top
Main menu