6 Consejos y 10 Remedios Naturales para Combatir el Dolor de Rodilla de una Forma Natural

Como las extremidades inferiores, y más concretamente las rodillas, soportan el peso de todo nuestro cuerpo, es bastante frecuente la aparición de lesiones e inflamaciones que se manifiestan con un dolor persistente en esta zona.

Aunque en algunos casos, sobre todo cuando el dolor es producido por lesiones graves, hay que recurrir a la cirugía, hay otros casos, como los debidos a la edad, al cambio de tiempo, a la artrosis, artritis reumatoide o bursitis, entre otros, en los que el dolor puede ser aliviado mediante remedios caseros.

Por eso, si éste puede ser tu caso, te interesa conocer estos consejos y remedios naturales para aliviar el dolor de rodilla de una forma natural.

¿Por qué pueden doler las rodillas?

La articulación de las rodillas es una de las más complejas del cuerpo y al mismo tiempo, una de las más propensas a lesiones. La razón puede estar en la propia forma de la rodilla, ya que es una articulación que se encuentra muy expuesta cuando se pone en movimiento, además de estar menos amortiguada que otras articulaciones como pueda ser la cadera.

Por este motivo, aunque los problemas de rodilla pueden ser resultado de lesiones como caídas, algún accidente, lesiones deportivas o enfermedades como la artritis, la gran mayoría de sus problemas aparecen cuando se somete a esta articulación a un esfuerzo mayor del que puede soportar continuado en el tiempo, porque es muy vulnerable ante sobrecargas o esfuerzos físicos, ya que soportan todo el peso de tu cuerpo. Puede aparecer dolor después una caminata larga, escalada o algún otro ejercicio repetitivo de alto impacto. Si a esto le unes que los músculos de las piernas puedan no estar bien desarrollados para soportar estos ejercicios, las rodillas sufrirán más.

Los remedios caseros para tratar el dolor de rodilla se pueden emplear cuando se trata de problemas leves relacionados con la edad, la mala postura, algún golpe o lesión menor que no presenta gravedad, o incluso cuando el dolor de rodilla se debe a causas del clima o problemas en las articulaciones y los huesos. Sin embargo no siempre se pueden prevenir las lesiones que se produzcan en la rodilla, y cualquier lesión grave en la rodilla debe ser evaluada y tratado por un médico.

Cuando no puedes soportar el peso sobre la rodilla, o ésta se ve deforme, se bloquea o suena cuando la doblas, te produce un dolor intenso aunque estés en reposo, presenta inflamación o en la zona al tacto, o el dolor sigue después de tres días de descanso y remedios caseros, debes acudir a un médico para que evalúe el posible problema.

rodillas

Consejos para evitar el dolor de rodillas:

Para evitar los dolores de rodilla que pueden aparecer sin tratarse de una lesión grave, puedes poner en práctica estos consejos que te ayudarán a mantenerlas en buen estado evitando posibles dolores que pueden aparecer:

 

     1. Vigila tu peso

Si tienes un poco de sobrepeso, ten en cuenta que este exceso va a afectar a todas las articulaciones del cuerpo, y especialmente a las rodillas, ya que, simplemente con cada paso, estarás ejerciendo sobre las rodillas una fuerza igual a una vez y media el peso de tu cuerpo, y eso puede causar serios problemas en tus rodillas y representar un dolor muy insoportable.

Por eso, te conviene siempre mantener tu peso dentro de un rango saludable, y para ello, nada mejor que llevar una dieta baja en grasas y calorías, y hacer ejercicio regularmente, entre muchos otros consejos.

 

    2. Presta atención a tus pies

No todos pisamos de la misma manera, siendo uno de las causas comunes de los problemas de rodilla la pronación, que es el movimiento del pie hacia adentro. Aunque una cierta cantidad de pronación es normal, en exceso puede causar problemas en la rodilla, ya que al dar los pasos, la rodilla sale fuera de su alineación normal y puede acabar generando el dolor de rodilla.

Para evitar este problema, puedes utilizar plantillas especiales que están específicamente diseñadas para corregir este problema y que se adaptan a tu calzado habitual.

 

   3. Utiliza el calzado adecuado

Para evitar el dolor de rodilla es recomendable llevar el talón lo más bajo posible. El cuerpo puede tolerar un tacón de algunos centímetros, pero si utilizas tacones demasiado altos, pueden hacer que tu cuerpo se incline hacia delante al andar haciendo una mayor presión en las rodillas. Reserva los tacones más elevados sólo para ocasiones muy puntuales, y procura no abusar de su utilización.

También te conviene utilizar el calzado más adecuado en cada momento, por ejemplo, para practicar algún deporte, es mejor utilizar calzado deportivo que esté diseñado para la actividad que vayas a realizar.

 

    4. Cambia de posición

Si permaneces mucho tiempo sentado o de pie, estarás aumentando la presión en tus rodillas y eso afectará a la circulación sanguínea. Por este motivo, y para asegurar una correcta irrigación de la zona, procura cambiar de posición cada cierto tiempo, y da unos pequeños paseos para mantenerte activo.

 

     5. Haz ejercicios de bajo impacto y estiramientos

Uno de los mayores enemigos de tus articulaciones es la vida sedentaria, ya que repercutirá de forma negativa en su buen estado. Por eso, es bueno que te animes a caminar por lo menos 30 minutos cada día a tu propio ritmo o intenta apuntarte a actividades que mejoren tu flexibilidad como el tai-chi o el yoga. Tus rodillas, y el resto de tu organismo te lo agradecerán.

 

      6. Evita estar arrodillado

Esta posición no es buena para las rodillas, ya que todo el peso del cuerpo recae sobre ellas. Recuerda que esa pequeña articulación está soportando la presión que representa el peso de todo tu cuerpo, por lo que si permaneces de rodillas durante mucho tiempo puedes dañarlas peligrosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main menu