Cuba entre tensiones, retos y avances

Cuba concluye el año 2019 con agudas tensiones económicas, avances en varios ámbitos, modestas perspectivas para 2020 y novedades en la estructura del Gobierno, que cuenta en lo adelante con un Primer Ministro.

El nuevo cargo será desempeñado en los próximos cinco años por el arquitecto Manuel Marrero Cruz, propuesto por el presidente de la República Miguel Díaz-Canel y aprobado por el Parlamento cubano en su última sesión del año.

Desde hacía unos tres lustros, Marrero Cruz estaba al frente de la cartera de Turismo, puesto que recae ahora en Juan Carlos García Granda, hasta el momento viceministro primero del sector.

Cuba contó con Primer Ministro hasta la reforma constitucional de 1976, posición que desempeñaba el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, quien fue elegido entonces presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Otras figuras que regresan a la institucionalidad cubana son las de Gobernadores y Vicegobernadores de las provincias, que serán elegidos el 18 de enero por las Asambleas Municipales del Poder Popular.

La incertidumbre de la situación económica mundial y las nuevas medidas del Gobierno de Estados Unidos contra la Isla han configurado en 2019 un escenario muy complejo para Cuba, según han coincidido en señalar altos funcionarios nacionales.

Entre otros pasos, Washington prohibió los viajes de cruceros y redujo drásticamente los vuelos procedentes de ese país a la mayor de las Antillas, lo que afectó severamente al estratégico sector turístico, y emprendió acciones para impedir la entrada de combustible a la Isla.

En ese contexto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estimó el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de esta nación en un 0,5 por ciento en 2019, similar al de la región.

Al intervenir ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, el presidente Díaz-Canel citó, entre los avances registrados, la construcción de viviendas, las inversiones en transporte, el aumento de salarios con beneficio para más de 1,4 millones de trabajadores, la Zona Especial de Desarrollo Mariel, donde ya fueron aprobados 50 negocios de inversión con un monto comprometido de dos mil 600 millones de dólares, e incluso el turismo.

En ese ámbito, el país no logró alcanzar la meta prevista de cinco millones de turistas por las medidas punitivas adoptadas por el Gobierno estadounidense, pero recibió a más de cuatro millones de visitantes extranjeros y se inauguraron más de tres mil 800 habitaciones.

Para el año venidero, el sector prevé crecer un 4,7 por ciento en comparación con 2019, al pasar de 4,3 millones de visitantes a 4,5 millones, señaló ante el Parlamento el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández.

El titular anunció, entre otros índices, un crecimiento del PIB de 1,0 por ciento, sin incrementar el endeudamiento externo, un incremento de las exportaciones de 3,7 por ciento, en rubros tales como telecomunicaciones, tabaco, ron, miel, carbón vegetal, productos biofarmacéuticos y de minería, y enfatizó en la necesidad de elevar las inversiones foráneas para impulsar el desarrollo nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main menu