Gobierno cubano adopta amplia estrategia para impulsar la economía

El Gobierno cubano adoptó una amplia estrategia para impulsar la economía nacional y enfrentar la crisis mundial provocada por la covid-19, con medidas en más de una decena ámbitos clave para el desarrollo del país.

amplia estrategia

Entre las decisiones anunciadas, de acentuada repercusión en la opinión pública, figuran, a partir del lunes 20, la supresión del gravamen bancario del 10 por ciento al dólar estadounidense y la apertura en todo el país de 72 tiendas de venta en divisas de alimentos, artículos de aseo y otros productos, cuyo actual desabastecimiento es sensible.

Los pasos fueron anunciados en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, que se inició con la transmisión de la intervención del presidente Miguel Díaz-Canel en la sesión extraordinaria del Consejo de Ministros que aprobó la estrategia.

El Jefe de Estado señaló que estas decisiones se orientan a recaudar las divisas necesarias para continuar asegurando los derechos básicos del pueblo y el crecimiento de la industria.

Díaz-Canel apuntó que el actual desabastecimiento en el mercado minorista nacional se debe, entre otras cuestiones, al bloqueo económico estadounidense y la persecución contra las exportaciones y otorgamiento de créditos a la nación.

Todo lo que estamos proponiendo, dijo, se está haciendo por un bien común: mejorar en tiempos de crisis y beneficiará a la mayoría.

Participaron en el programa radiotelevisivo el vicepresidente Salvador Valdés Mesa, los ministros Alejandro Gil, de Economía y Planificación, y Rodrigo Malmierca, del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, y directivos de los grupos económicos que gestionan tiendas minoristas.

Entre los aspectos de la estrategia anunciados figuran incentivar la producción nacional de alimentos, dotar de mayor autonomía a la empresa estatal; el diseño de la micro, pequeña y mediana empresa, tanto en el sector privado como en el estatal; la posibilidad de que las formas de gestión no estatales puedan exportar e importar y el estímulo a la inversión extranjera directa.

Alejandro Gil, también viceprimer ministro del Gobierno, señaló entre los principios de la estrategia, el mantenimiento de la planificación centralizada, que consideró una fortaleza de la economía cubana; defender la producción nacional y desterrar la mentalidad importadora; la regulación del mercado, principalmente por métodos indirectos; la complementariedad de los actores económicos y una política ambiental activa en armonía con el ordenamiento social.

La economía nacional atraviesa una situación excepcional provocada por los gastos adicionales destinados a salud y protección, la pérdida de ingresos en divisas por la ausencia de turismo desde marzo y el recrudecimiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main menu