Salva de aplausos a personal de la salud que enfrenta la Covid-19

Al tradicional cañonazo de las nueve de la noche, que se escucha en buena parte de La Habana, le ha salido un competidor, una cerrada y prolongada ovación en toda Cuba a los trabajadores de la salud que enfrentan la Covid-19.

La ceremonia del cañonazo que se dispara desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, hoy una de las atracciones turísticas de la capital cubana, tiene sus orígenes en el siglo XVIII, cuando el disparo avisaba el cierre de las murallas a los vecinos de San Cristóbal de La Habana.

La salva de aplausos de agradecimiento a la labor abnegada del personal de la salud de Cuba y el mundo comenzó a resonar a las nueve de la noche de este domingo 29 desde hogares de toda la isla.

A las palmadas desde los balcones se han unido también canciones, golpes en cacerolas, bocinas de autos y exclamaciones de ¡Bravo! y ¡Viva Cuba!, en señal de reconocimiento y también de esperanza en la batalla contra el nuevo coronavirus.

En esta nación caribeña la situación del SARS-CoV-2 se evalúa diariamente en reunión gubernamental encabezada por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien llamó a continuar trabajando sin descanso en el enfrentamiento a la Covid-19.

Las medidas, dijo, nos están dando resultados, pero no podemos confiarnos, todavía no hemos entrado al momento más crítico.

Si seguimos trabajando con esta eficiencia, con este resultado, e incrementamos ahora, con las posibilidades que tenemos, las pruebas y por tanto las detecciones y los aislamientos, podemos avanzar y alejarnos de las consecuencias tan funestas que ha traído la pandemia en otros lugares del mundo, subrayó.

Cuba, además, ha enviado 14 brigadas a diferentes países, integradas por casi 600 profesionales de la salud del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main menu