Usted está aquí
Inicio > Cultura > Artes Plásticas > Iris Leyva Acosta – “Su mágico universo”

Iris Leyva Acosta – “Su mágico universo”

Iris Leyva Acosta

Poseedora de un dominio total de las técnicas de la pintura y con un personal estilo, las obras de esta artista están nutridas de mitos, sueños y leyendas, pero son a la vez reflexivas, provocadoras e inquietantes.

La pintora cubana Iris Leyva Acosta (Las Tunas, 1950) está catalogada como una de las artistas femeninas más significativas de la plástica cubana de la mitad del siglo pasado. Graduada de la Escuela Nacional de Arte (ENA), ha dado muestras fehacientes de su talento y buen gusto en su acto único e irrepetible de la creación; esta mujer toda sensibilidad ha dejado su impronta en todas las manifestaciones artísticas que se ha propuesto, prueba de ello son sus más de 50 exposiciones personales y otras 70 colectivas vistas en Cuba y otros países; también sus obras están en colecciones privadas en Cuba,  España, Italia, Estados Unidos, México, Canadá, Venezuela, Portugal, Francia, China, Emiratos Árabes, Corea y otras naciones donde se hace presente el arte de Iris Leyva Acosta.

Traspasar el maravilloso mundo pictórico de esta artista es adentrarnos en la magia y la emoción que han caracterizado todas y cada una de sus obras; no podemos sustraernos a ese encanto que irradia de sus lienzos y así vivimos, junto a ella, la poesía que nos deja ver, la sentimos en nuestro espíritu y gozamos de ese deleite visual que nos muestra Iris Leyva Acosta en ese, su mágico universo lleno de colores y luces presente en sus pinturas, y nos enseña con su ritmo de diferentes emociones que van marcando todo su mundo interior, y del cual somos partícipe junto a ella, en esa relación artista-público que se nos hace tan cercana.

Llegamos de la mano de esta artista a todo lo nuevo y bello que nos muestra, nos detenemos frente a sus figuras humanas, sus caballos, sus toros, las bailarinas, sus personajes históricos, sin dejar a un lado esos bellos arlequines que son un regalo de la vida para quienes tenemos la dicha de poder apreciarlos.

Impregnados en todo momento por esa maravillosa gama de emociones que nos proporciona la mirada atenta ante sus pinturas, esta artista logra toda nuestra atención, y nos traslada a su mundo casi de inmediato a través de sus mensajes, que pueden llevarnos a la reflexión, con sublimes y atrevidos pasajes, pero no podemos dejar de un lado la parte erótica de Iris Leyva Acosta en sus obras, la cual nos lleva a un análisis muy exhaustivo a través de una mirada más profunda de lo que es hoy el llamado “arte erótico”, lo cual esta pintora sabe muy bien conjugar.

Quienes hemos seguido de cerca la trayectoria artística de esta pintora nos asombra verla día a día en su taller, con ese ambiente bucólico que lo caracteriza, a la escucha de su intérprete favorito, Manzanero, rodeada de sus plantas, sus animales, todo lo cual está indisolublemente ligado a ella y a su quehacer artístico, y desde allí crear sus pinturas con ese encanto particular que tiene y dándonos esa sensación de paz.

Poseedora de un dominio total de las técnicas de la pintura y con un personal estilo para trasmitirnos cualquier manifestación, ya sea en la ilustración de libros, o la restauración, ramas a las cuales le ha dedicado un tiempo importante dentro de toda su creación artística, a Iris Leyva Acosta nada del mundo que la rodea le es ajeno; ella se nutre de todas las cosas bellas que tiene a su alrededor, y así de esa forma poder darnos las que quizás pasen inadvertidas para muchos y que ella logra  que sean visibles al trasladarlas a sus obras y de esa forma que las podamos disfrutar.

En la obra de esta artista se reúne una amplia variedad de colores, precisamente es ahí donde podemos apreciar desde las gamas más frías hasta las más calidas, pues a la hora de pintar ella refleja mucho el color, el cual utiliza para dar más énfasis a esos detalles que quiere que sean observados por el público, por lo cual los colores en su pintura tienen esa fuerza y a la vez poseen un lenguaje propio, jugando de esa manera un papel bien sobresaliente en la misma.

Con un discurso muy propio en sus obras, a esta pintora la podemos ver haciendo retratos de personajes históricos con esa maestría que le imprime a toda su obra, pero también hay una fuerza y una belleza absoluta en sus caballos y toros, la delicadeza con que pinta sus bailarinas, con ese, su trazo firme pero lleno de ese diálogo poético, necesario a la hora de crear, que ella sabe dar y que está implícito, y del cual nos apropiamos para llegar a establecer una comunicación vital. Estamos ante una interesante propuesta estética, esta que nos da Iris Leyva Acosta, sigamos junto a ella en esta bella aventura que ha emprendido a través de su pintura, que nos sabe atrapar en ese lenguaje propio que posee a la hora de pintar. Frente a los cuadros de esta artista sentimos que somos partícipes de su entorno, que estamos junto a sus personajes o simplemente que disfrutamos de la belleza que emana de su obra. Estamos ante una pintora que sabe muy bien lo que quiere dar al público que asiste a admirar sus cuadros, ella nos ofrece su mensaje, el cual está lleno de una poética propia y a la vez vemos su peculiaridad en ese plural universo de la plástica contemporánea. Sus obras, nutridas de mitos, sueños y leyendas, pero a la vez reflexivas, pro -vocadoras e inquietantes, son un reflejo de la sensibilidad de esta artista, que ha acaparado la atención de críticos de diferentes países donde
ha dejado una huella imperecedera a través de su obra, la cual ha sido bien acogida por otros públicos que la han sentido como propia.

Es Iris Leyva Acosta una de las mujeres cubanas que se ha insertado en la plástica nacional a fuerza de talento y constancia, con una necesidad imperiosa que ha reflejado en su pintura de querer compartir con todos esas inquietudes que tiene y que están reflejadas en su pintura a través de esas imágenes que nos llevan a su maravilloso mundo interior, ese que está conformado por su estética propia y por esa mirada que ella tiene de su entorno.

Sigamos viajando con esta artista por su mundo imaginario, vivamos y disfrutemos de toda la belleza que hay en sus cuadros teniendo el placer y la dicha de sentirnos parte de ese, “su mágico universo”.

Deja un comentario

Top
Main menu