Usted está aquí
Inicio > Gastronomía > Viajaron desde el Medioevo las torrejas

Viajaron desde el Medioevo las torrejas

torrejas

Este plato aparece documentado por primera vez en el siglo XV en un escrito del poeta español Juan del Encina, fallecido en 1529 en León, y de ahí que los leoneses se atribuyan su origen.

Otros defienden que el dulce es andaluz, otros mudéjar y otros hasta que proviene de los romanos porque se encuentran variantes del dulce en los territorios ocupados por el imperio de Roma.

Por sus humildes ingredientes, este dulce también nos retrotrae a la llegada del pan a Cuba, junto a las huestes de la conquista. Podríamos imaginar que incluso la añoranza por las torrejas hiciera que en un principio los llegados al Nuevo Mundo, todavía sin pan, idearan hacerlas con casabe en lugar de pan de trigo.

Dicen que es un dulce que se prepara, sobre todo, en las celebraciones cristianas de la cuaresma y la semana santa, pero lo cierto es que cualquier ocasión en que se quiera dar un destino mejor al pan de varios días, antes de cometer el sacrilegio de desecharlo, es buena para hacer torrejas y dicen que así comenzó su historia.

Ahorrativos como son los que tienen que cultivar el trigo y luego cocerlo o hacer harina con el grano, algunas fuentes señalan que el primer lugar donde se hicieron torrejas del pan viejo fue en los conventos y monasterios.

Pan, leche, huevos y miel o azúcar, esa es la composición básica. Luego vienen las diferencias y dicen que hay tantas recetas de torrejas como cocineros. Hay quienes fríen las torrejas, pero la receta que les presentamos a continuación tiene la ventaja, sana para la salud y el bolsillo, de solo mojar la sartén o la plancha para que las torrejas no se quemen.

Estos mismos ingredientes son los del pudín o budín, igualmente económico y agradecido como postre.

El pudín, además de pan, puede ser de maíz y rellenarlo de frutas, almendras o maní, pero esas delicias las abordaremos en crónicas posteriores, al igual que un postre olvidado de la cocina antigua cubana: el buñuelo.

 

Torrejas al estilo de la habanera Eilyn Sariol

 

  • 1 Barra de pan  (20 lascas)
  • 1 Litro de leche
  • 8 Huevos batidos
  • 1 Cdta.de canela en polvo
  • 1 Tacita de aceite vegetal

Almíbar:

  • 4 tazas de azúcar
  • 2 tazas de agua
  • 1 tacita de vino seco
  • 2 ramitas de canela

Se pone a hervir el azúcar y el agua; cuando hierva, echar el vino seco y la canela más 5 min. a fuego lento.

 

 

Preparación: En un sartén grande o plancha, se esparce con una brocha el aceite y se van poniendo las lascas de pan pasadas por leche y luego por huevo hasta que se doren, espolvorear con canela y al final, echarles el almíbar.

Deja un comentario

Top
Main menu