Usted está aquí
Inicio > Turismo > Pinares de Mayarí: vacaciones inolvidables

Pinares de Mayarí: vacaciones inolvidables

Pinares Mayari

Todo el que ama la naturaleza debe proponerse algún día pasar unas vacaciones en Pinares de Mayarí, en la región nororiental de la Isla de Cuba, a poco más de 100 kilómetros de la ciudad de Holguín. Hablamos de un sitio de deslumbrante belleza y el más agradable clima tropical combinados con un confortable y eficiente servicio hotelero.

Como el nombre del lugar sugiere, el entorno de ese lugar encantador se aroma y refresca con abundantes bosques del llamado pino cubano (Pinus cubensis), una de las cuatro especies de ese género presentes en la flora cubana, con la característica de ser autóctono.

Árboles de gran esbeltez y longitud, pues llegan a alcanzar hasta 30 metros de altura, tienen características muy propias que los distinguen en morfología a sus parientes lejanos de los bosques templados y su visionaje no queda por debajo en ningún momento, por el garbo con que ascienden airosamente hasta los cielos, y por sus originales copas semejantes a encajes de fina trama.

El pino cubano encuentra su gloria en esa zona del oriente precisamente, aunque en la Isla hay otras zonas muy afamadas por la presencia peculiar de ese género, con otras especies tropicales. Ellas son el Pinus caribaea y el Pinus maestrensis, también autóctonas.

Enclavado en la meseta del mismo nombre, Pinares… pertenece al área geográfica de la Sierra de Nipe, a más de 700 metros sobre el nivel del mar. Su punto más elevado es la Loma de la Mensura (995 m SNM), con superficie total de 318.8 kilómetros cuadrados.

La floresta de la región se explaya, además de los famosos pinos, en algo más de 445 especies, en una cobertura vegetal constituida por pinares originales, charrascales, bosques siempre verde mesófilos, entre otros. El endemismo está entre los más altos del país.

La biodiversidad, también muy remarcada, es notable en una fauna de más de 90 especies de aves, entre las que figuran 21 endémicas del archipiélago. Se trata del grupo zoológico más estudiado por los científicos y el más apreciado por su colorido y belleza, por parte de los vacacionistas observadores.

Dentro del paisaje cubano, Pinares de Mayarí es un entorno de gran singularidad, favorecido por agradables temperaturas que oscilan en el año entre 18 y 22 grados Celsius, como media.

La Villa Pinares de Mayarí, operada por la entidad hotelera cubana Gaviota, cumple en su estructura, ubicación y equipamiento, con los principios esenciales de un alojamiento ecoturístico con los más actuales requerimientos.

Eso se realza por su sencillez y armonía con el privilegiado entorno donde se encuentra,resaltado con el uso de maderas, la sabia adaptación al relieve ondulante y la cercanía de los frondosos e inolvidables macizos de la floresta.

Comida a la carta, bebidas nacionales e internacionales, excursiones diurnas que incluyen el senderismo y observación de aves, y recreación nocturna con animación en vivo. Allí no hay un solo momento aburrido o que no lo conduzca a una vivencia fascinante.

Se puede disfrutar la Luna de Miel o una divertida estancia familiar, con varios huéspedes. Hay diversidad de servicios en sus instalaciones, con privacidad y confort.

Sin dudas, Pinares de Mayarí es otro lugar idílico del gran Oriente cubano. Conozca de sus encantos.

Deja un comentario

Top
Main menu