Usted está aquí
Inicio > Sociedad > Coloquio sobre la huella de Humboldt en Cuba

Coloquio sobre la huella de Humboldt en Cuba

Geografía, climatología científica, cuestiones sanitarias, en general naturaleza y sociedad, son ámbitos en los que el sabio alemán Alejandro de Humoldt dejó su impronta en Cuba.

Historiadores y especialistas cubanos y alemanes abordaron desde diversas aristas tan significativa presencia, durante el coloquio “Humboldt y su huella en Cuba”, organizado en La Habana por la Fundación Antonio Nuñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre.

En la jornada, celebrada con motivo del aniversario 250 del natalicio del naturalista berlinés y del 220 de su llegada a las Américas, resaltó la trascendencia de su Ensayo político sobre la isla de Cuba en aspectos como el pensamiento cubano de emancipación, los orígenes de la climatología científica en el país, su contribución al saber geográfico, el uso de la estadística en medicina y salud, y la profundización en los estudios demográficos existentes entonces.

El texto del considerado segundo descubridor de Cuba fue publicado en París en 1826 pero, por las críticas que encierra al pensamiento esclavista de su época y a todo su sistema de explotación en las Antillas y otras regiones, las autoridades coloniales de la Isla prohibieron su circulación y reproducción.

La primera impresión cubana no vio la luz en el país hasta el año 1930, impulsada por el destacado intelectual Fernando Ortiz.

Humboldt, pionero en el estudio de los trópicos, permaneció en el país caribeño, acompañado por el médico francés Aimé Bonpland, del 19 de diciembre de 1800 al 15 de marzo de 1801, y del 14 de marzo al 29 de abril de 1804.

En su recorrido figuraron La Habana y poblados cercanos como Guanabacoa, Regla, Managua, San Antonio de Las Vegas, Bejucal, Wajay, Güines y Batabanó, así como la entonces próspera villa de Trinidad en la zona central de la Isla.

Entre los participantes en el coloquio figuraron Michael Zeuske, del Instituto de Historia de la Universidad de Colonia, Tine Hanrieder, del Instituto de Ciencias Sociales de Berlín y Ulrike Doefmüller, del Servicio Alemán de Intercambio Académico.

(junio 2019)

 

Deja un comentario

Top
Main menu