Sugerencias para combatir los excesos navideños

Las fiestas navideñas y de fin de año son época de reuniones familiares, regalos y sobre todo de extensas comilonas día tras día, quizá todo un gusto para el paladar, pero una agresión a la digestión y el estómago.

Para evitar que se nos arruine la fiesta por este motivo, varios consejos:

Repartir las comidas a lo largo del día

Con ello se conseguirá que la ingesta en la comida en cuestión sea menor, mejorar la digestión haciéndola más rápida y efectiva, y llegar con menos sensación de hambre. No hay que tomar estas fechas para hacer un “buffet libre” en la comida o cena, realizando una ingesta desproporcionada que puede pasar factura causando malestar.

Evitar “comilonas” varios días seguidos

Todo el mundo aprovecha estos días para ver a la gente que hace tiempo que no ve y celebrarlo alrededor de una suculenta comida. Hay días en los que la fecha es inamovible, pero fuera de las fechas señaladas sería bueno una planificación e intentar evitar dos planes el mismo día o días seguidos, si uno no puede remediarlo lo imprescindible para no acabar malo es intentar comer con moderación.

Masticar los alimentos

Siempre hay que masticar mucho los alimentos, pero en estas fechas más, lo cual evitará una mala digestión, ya que si no se mastican bien no se digieren correctamente.

No acostarse de inmediato

Es importante también dejar pasar al menos una hora y media antes de irse a dormir después de haber comido, para evitarque la digestión sea más lenta y se corra el riesgo de sufrir acidez.

No abusar de alimentos ricos en grasa, picantes y dulces

Estos bocados son susceptibles de provocar malas digestiones, ya que ralentizan el proceso de la digestión.

Evitar ropa ajustada

Es importante evitar ropa ajustada y cinturones, para evitar presionar la zona abdominal facilitando la digestión y evitando dolores innecesarios.

No tomar alimentos demasiado fríos o calientes

Provocan que nuestro estómago se irrite y aparezcan molestias.

Si aun siguiendo estos consejos, padece nuestro estómago, se recomiendan los siguientes remedios e infusiones:

Infusión de canela

Alivia flatulencias y estimula las digestiones lentas; media cucharadita de canela en polvo en una taza de agua hirviendo es suficiente y se bebe lentamente.

Jengibre

Mejora las digestiones pesadas y alivia las posibles náuseas. Un par de rodajas de jengibre fresco ayudará a sentirse mejor tras una comida demasiado copiosa y alivia la hinchazón estomacal y los gases que pudieran producirse. Se puede masticar directamente o preparar en infusión.

Un vaso de agua templada

Ayuda a relajar el estómago y a reducir posibles inflamaciones. Si la indigestión se transforma en descomposición o diarrea, beber agua a pequeños sorbos ayudará a reponer los líquidos perdidos.

Infusión de manzanilla

Desde siempre, cuando a uno le duele la tripa se toma una manzanilla, pues para estos casos también es bueno, ya que reduce la posible inflamación, relaja los músculos estomacales y hace que la hinchazón mejore, gracias a un principio activo llamado bisabolol.

Anís verde

Contribuye a reducir eficazmente los gases estomacales.

Pimienta

Contiene piperina, estimulador de la secreción de jugos gástricos que hacen que la digestión se haga de una forma más fácil, así que es un buen ingrediente para los platos de estos días.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main menu