Entre tradiciones y novedades, La Habana cumple 500 años

Fuegos artificiales, salvas de artillería, saludos de prestigiosas personalidades e instituciones y mucha música recuerdan este 16 de noviembre el medio milenio de fundación de La Habana, que también disfruta su cumpleaños desde lo más raigal, desde su gente, nativos o llegados después a esta urbe, que por más siglos que pasen es siempre joven.

Alrededor de dos mil obras se han ejecutado en la capital cubana con motivo de su aniversario 500, entre nuevas instalaciones y el remozamiento de otras que van devolviendo a la ciudad su proverbial esplendor.

Bibliotecas, museos, mercados, escuelas, centros para niños con discapacidad y de adolescentes, dependencias hospitalarias, espacios recreativos, viviendas y otras edificaciones con incidencia directa en la comunidad figuran en esta labor, que ha abarcado asimismo a instituciones emblemáticas de la urbe, cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad.

Es el caso, por ejemplo, del Capitolio Nacional, erigido hace 90 años, hoy remozado en aspectos claves como su cúpula, la imponente estatua que simboliza a la República y sus salones.

Allí, ahora sede del Parlamento cubano, el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, recibe este día 16 a personalidades invitadas a la conmemoración, y se efectuará en su explanada la Gran Gala 500 Aniversario, para cinco mil invitados.

La presentación artística culmina con un espectáculo de más de 16 mil fuegos artificiales, con la complejidad de integrar la pirotecnia con música creada para la ocasión por el destacado pianista cubano Frank Fernández.

Plazas, otros espacios públicos de toda la ciudad y el famoso Malecón habanero son escenario en estos días de la actuación de populares intérpretes, cantautores y agrupaciones nacionales para disfrute de los habitantes y visitantes de la capital del país que acertadamente ha sido llamado la Isla de la Música.

Numerosos países y organismos de todos los continentes se han unido a esta conmemoración, desde sus sedes, o con presencia en La Habana, entre ellos, los de América Latina; la Unión Europea; Italia; Rusia, con presentación de lujo de primeras figuras de sus reconocidas compañías de ballet, y, por supuesto, España, cuyos reyes, Felipe VI y Letizia, acaban de visitar Cuba.

Como es tradición, y para que se cumplan sus deseos, quienes ahora se encuentren en La Habana darán una vuelta en torno a la ceiba que se levanta junto a El Templete, sitio que recuerda el lugar donde se ofició la primera misa y se celebró el primer cabildo de la villa de San Cristóbal de La Habana, urbe hoy que conserva como pocas sus tradiciones y sus recuerdos, pero que se renueva y se rejuvenece contra viento y marea.

 

Entradas relacionadas

Leave a Comment