Usted está aquí
Inicio > Gastronomía > Tamal en hojas

Tamal en hojas

El ofrecimiento de este sabroso alimento es de los pregones más populares de Cuba a través de la historia. ¡Tamales… tamales!, se escucha con mucha frecuencia, a cualquier hora del día, por las calles de las ciudades.

Incluso un famoso chachachá de la década de 1950 de la legendaria Orquesta Aragón recogió este fenómeno de venta, en este caso en la surcentral ciudad de Cienfuegos: “Pican, no pican, los tamalitos que vende Olga”.

El tamal, una masa condimentada de maíz tierno molido o rallado, proviene de las culturas aborígenes de México, y debe su nombre a la palabra náhuatl tamalli, que significa envuelto.

Sin embargo, se les llama de diversas maneras, según la región donde se elaboran y los ingredientes que lleva como relleno, y puede estar envuelto en hojas del propio maíz o de plátano, entre otras creaciones.

Tallullo y hayaca, en la región oriental cubana y en algunos países de la región; nacatamal en naciones centroamericanas si incluye carne; humitas, sin relleno, en localidades de Suramérica… son algunos de los apelativos que recibe, sin contar los variados que tiene en su tierra original de México.

Además de ser consumido como un plato específico, en Cuba se degusta a manera de tapas, cortado en ruedas, en reuniones de amigos y acompaña también las cenas de Nochebuena y fin de año.


Ingredientes:

3 tazas de maíz tierno molido (720 g)

½ lb. de carne de cerdo (230 g)

¾ taza de aceite (275 ml)

½ taza de salsa criolla (150 ml, aceite, laurel comino, orégano, ajo, cebolla, pimiento verde, tomate, vino seco, sal)

½ cdta. de comino molido (opcional) (3 g)

1 cda. de sal (15 g)

2 cdtas. de sal para el agua de la cocción (10 g)

 

Preparación

Rallar o moler el maíz. Cortar la carne de cerdo en dados pequeños. Sazonar con sal. Freír en aceite caliente hasta que dore y cocine bien. Adicionar la salsa e incorporar el cerdo. Mezclar con el maíz. Verter pequeñas porciones de la mezcla en las hojas de maíz previamente seleccionadas. Amarrarlas (con tiras de las mismas hojas de maíz u otro material adecuado) y cocinar en agua hirviente con sal durante una hora aproximadamente.

Deja un comentario

Top
Main menu